Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Amnistía Internacional

Hace ya algunos años que soy socio de Amnistía Internacional. Eso significa que pago una miserable cuota mensual para costear los gastos de la organización y que me mandan períodicamente una pequeña revista que, posiblemente, les cueste más imprimir que lo que obtienen con mi contribución.

En realidad, como socio, no creo que les resulte muy rentable.

Lo que sí puede resultar más útil es que también pertenezco a la Red de Acciones Urgentes de esta misma organización. Lo que sigunifica que, una vez al mes, me mandan un e-mail con los datos de un caso de vulneración de los derechos humanos, para que envíe cartas a las autoridades correspondientes en cada caso y hacer de ese modo presión para tratar de evitarla. Ya te comenté una vez algo sobre una de estas Acciones.

Muy de vez en cuando recibo también un correo del tipo "La acción número tal ha surtido efecto y se ha conseguido que [mejoren las condiciones carcelarias de fulano - aplacen la ejecución de mengano - se investigue la 'desaparición' de zutano]".

Quiero puntualizar este detalle: Ser socio de AI no tiene nada que ver con pertenecer a la Red de Acciones Urgentes. Te puedes apuntar a esta Red sin pagar ninguna cuota ni nada de eso. Solo te costará lo que gastes en sellos y el tiempo que pierdas en escribir las cartas que te comento.

Amnistía Internacional fué fundada en 1961 bajo una serie de premisas que aseguraran su neutralidad y transparencia. La organización no acepta ningún tipo de subvención gubernamental ni de partidos políticos y los miembros no pueden participar en acciones que afecten a su propio país.

Además de las Acciones que te he comentado, AI lleva a cabo labores de investigación, seguimiento de casos, acciones legales, censo de la situación de los derechos humanos en el mundo...

Una gran red de voluntarios distribuidos por todo el mundo es el soporte sobre el que esta organización ha edificado un auténtico baluarte para la defensa de los derechos humanos.

Los avales con los que cuenta son, según dicen en su propia página web:

Desde 1961, año de su creación, Amnistía:

  • ha trabajado por la liberación de más de 43.500 presos de conciencia. 40.500 de estos expedientes están ya cerrados.
  • Ha enviado 922 misiones de investigación a diversos países.
  • Desde 1974, se han emitido 5.330 Acciones Urgentes en favor de personas en grave peligro.

Me temo que la información está un tanto desactualizada, pero sirve para hacerse una idea, supongo.

¿Y a qué viene todo esto precisamente ahora?

Resulta que Peter Benenson, el fundador de Amnistía Internacional, murió el pasado viernes tras una semana de coma, a los 83 años de edad, más de la mitad de ellos dedicados a la defensa de los derechos humanos. Seguramente era el tipo que más amigos tenía entre las víctimas de los ataques contra los derechos humanos en todo el mundo. Probablemente, uno de los que más enemigos tenían entre los verdugos de estas.

El Pez ha comentado esto mismo (solo que mejor y con más detalles). También puedes ver más detalles de esta noticia en la prensa.

Este post es por Peter Benenson, claro.

Y por todos aquellos a los que ayudó, y por los que seguirá ayudando tras su muerte.

Y por Amnistía Internacional. Se lo debía hace ya bastante tiempo.

Otros post en este blog que hacen alusión a este:
(9206 visitas a este artículo)
PCMS 2004