Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Sexo real y natural

Para quén no esté al tanto de la actualidad española, explicaré que los actuales herederos a la corona esperan, a su vez, un heredero subsidiario. O sease, que tenemos un real feto en el real útero de Doña Letizia.

Salvo que a uno le interese la cosa rosa, o sea un monárquico bastante encendido, el tema no tiene mayor interés que el puramente anecdótico. Los reyes, poco más o menos, se reproducen con el resdto de mamíferos. Pero legislaciones y tradiciones que sobreponen al macho sobre la hembra han hecho que en este caso la atención pública se centre en el sexo del real feto.

En el caso de los monarcas, como en los humanos o la mosca Drosophila, el sexo se determina por los cromosomas sexuales. Las hembras poseen dos cromosomas X, y los machos un cromosoma X y otro más pequeño, el cromosoma Y.

La herencia del sexo en las monarquiás se determina entonces del siguiente modo (que se nombra como "XX-XY" para resumir):

Cromosomas sexuales Reales

Pero la naturaleza es rica y variada en formas y maneras, y esto de la determinación del sexo no iba a ser distinto.

Las aves, por ejemplo, tienen el sistema diametralmente opuesto. Poseen un par de cromosomas ZW-ZZ (se les llama Z y W para evitar confusiones con los X e Y de otros sistemas), en el que los machos son los que tienen la dotación repetida (ZZ) y las hembras tienen un Z y un W que, como en los machos reales, es más pequeño que su complemento.

¿Mas opciones?

Veamos: En los himenópteros (Hormigas, avispas, abejas) suele darse un sistema XX-X0, llamado "haplo-diploide". No hay cromosoma "masculino": Si tienes dos copias del cromosoma X eres una hembra, Si solo tienes una copia, eres un macho (En realidad, los machos tienen una sola copia de todos los cromosomas, son haploides).

Y otros insectos, como nuestro conocido gusano de seda (Bombyx mori) tienen también el método opuesto Z0-ZZ: Los que tienen dos copias serán machos, y los que tienen una resultarán en hembras.

El dichoso ornitorrinco (Platypus sp.), tan extraño en tantos aspectos, también tienen que dar la nota para esto de los cromosomas sexuales: Machos y hembras tienen una dotación de ¡diez! cromosomas sexuales (XXXXXXXXXX-XYXYXYXYXY). Y no solo eso: Partes de algunos de estos cromosomas son sospechosamente parecidos a los que forman parte del complejo ZW-ZZ de las aves.

Pero no todo es genética en la naturaleza. Hay animales para los que el sexo no es cuestión de genes.

En los reptiles suele ser la temperatura a la que se incuban los huevos la que determina el sexo del animal. temperaturas menores darán lugar a hembras, y si te incubaste com más calor, serás un macho. Las hembras sois tan frías...

Otros animales prefieren no tomarse el trabajo de decidir su sexo. El hermafroditismo mola: Algunos gusanos marinos (Poliquetos), nacen siempre machos. Cuando crezcan se convertirán en hembras. El sexo es para ellos una cuestión de edad (Hermafroditismo secuencial). Los machos son todos unos inmaduros.

Bonellia viridis, otro gusano marino, ha optado por el método más cómodo: Nace asexuado y sale a ver mundo. Si no encuentra ninguna hembra se convierte en una. Pero si encuentra una, se refugia en su interior y se desarrolla como un macho endosimbionte. El concepto del Giggoló llevado a su estremo.

Muchos caracoles y babosas ni siquiera hacen esto: Son, simultaneamente, macho y hembra (Hermafroditismo simultáneo). En algunas especies resultan ser unos pequeños bisexuales libertinos bastante completos: Cuando dos de estos caracoles se abrazan lúbrica y apasionadamente, se inseminan mutamente. Eso es igualdad de sexos y lo demás son tonterías.

Otras especies pueden superar incluso esto ¿Que pasa si no encuentras pareja? No importa, siempre te queda reproducirte asexualmente (partenogénesis): La Inmaculada Concepción en versión gasterópodo.

O puedes, como la tenia (Tenia solium), que es hermafrodita, reprodicirte sexualmente, pero sin compañero: Te autofecundas, y en paz. El incesto definitivo.

Existe el sorprendente caso de un escarabajo, Xyleborus ferrugineus, que necesita de l ayuda de una bacteria (Wolbachia sp.) que vive en su interior : Los huevos fecundados normalmente por un macho serán hembras, aquellos que "fecunde" (Es un decir, en ralidad se debería hablar de "activar") la bacteria, nacerán machos.

Y hay incluso más formas, pero creo que con esto ya te haces una idea batante clara.

No, si después de todo podemos darnos por afortunados. El feto real, simplemente, tiene un 50% de posibilidades de nacer de cada sexo. Podría haber sido más complicado...

(127491 visitas a este artículo)
PCMS 2004