Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Elecciones

Estas elecciones tampoco he votado.

Y, la verdad, he de confesarte que me ha costado no hacerlo.

Verás: Normalmente, mis dudas ante los eventos electorales se limitan a algo así:

¿Voto en blanco o simplemente no voto?

Si voto en blanco, estoy participando (y, por tanto dando mi conformidad) en el sitema democrático-representativo.

Pero, si no voto, puede interpretarse como simple dejadez o desinterés, y no como una postura ideológica (que es de lo que se trata)

Pero votar en blanco es cómo decir "El sistema me gusta, pero los candidatos no", y es que el sistema no me gusta...

Pero no votar es como opinar "me dá igual lo que hagais, yo no me meto" y, definitivamente, NO me dá igual lo que hagan...

Como puedes ver, normalmente, la opción "votar" no entra en discusión.

Es que no creo que ningún partido ni representante sea bueno. No quiero decir que no exista ningún partido bueno, sino que no puede existir ningun partido bueno.

No creo en lo de darle carta blanca a alguien por cuatro años, porque eso es equivalente a ceder mi derecho a tomar decisiones, a aceptar una dictadura cuatrianual renovable.

Y no me gustan nada las dictaduras. Ni por cuatro años ni por ninguno. Aunque sean dictaduras bienintencionadas.

Pero es que este año la cosa se estaba poniendo muy seria.

Pese a que no soy un demócrata (porque opino que la democracia al uso está demasiado limitada), si soy consciente de que tiene sus ventajas. Y el Partido Popular estaba pervirtiendo su espíritu de una forma vergonzosa y desacarada.

La forma que tuvo de meternos en la guerra de Irak (pese a que la inmensa mayoría de los españoles estaba en contra) es bastante indicativa: Ni siquiera se preocuparon de guardar las formas. Simplemente dijeron "Entramos porque lo digo yo, y los que se oponen es porque están manipulados".

Cuando el gobierno quiso recortar derechos laborales, lo hizo por decreto-ley, que es un método que permite saltarse el debate político y que el artículo 86 de la Constitución española reserva para casos de "de extraordinaria y urgente necesidad".

Este gobierno ha mentido, manipulado y engañado con un descaro sin precedentes, y ya parecía que nos estabamos acostumbrando a ello, que lo veíamos como algo normal.

Es por todo eso por lo que el domingo me decía a mí mismo "Bueno, quizás esta vez si debería votar".

EL caso es que, al final no lo hice (Pese a la insistencia del Ark, que se ha dedicado a hacer campaña: "Vota a quién quieras, pero vota...")

Y entoces llegó la sorpresa.

Yo (como todos salvo Arkangel) pensaba que iban a ganar de nuevo los mismos de la derecha.

Cuando ocurrieron los horribles atentados del pasado día 11 pensé: "Ahora sí que han ganado: Este tipo de desastres inclinan a la gente a votar a la 'línea dura'".

Pero no contaba con que la derecha volvería a hacer uso de su prepotencia. De nuevo han intentado engañar y manipular descaradamente, y esta vez lo han pagado.

Probablemente, si no hubierna intentado hacer uso del desastre para promover sus intereses, habrían ganado otra vez.

La noche del Domingo, mientras se daban los resultados de las elecciones, Zapatero y yo teníamos algo en común: Ningo de los dos podía creerselo. El Partido Socialista había ganado las elecciones.

Y el caso es que me alegré (Lo primero que hice fué mandarle un mensaje al Arkangel para darle la enhorabuena: El amigo no es socialista pero, según dijo, su confianza en el género humano dependía del resultado de estas elecciones).

Parece ser que los votantes del PSOE han prometido vigilarlo de cerca. Puede que esta vez no les permitan abusar de los ciudadanos.

Pese a que no confío en ello, espero equivocarme.

Otros post en este blog que hacen alusión a este:
(9682 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (1/1) Posts Anteriores
PCMS 2004