Relatividad, simultaneidad y... el abuelo

Como charlatán desmedido que soy, no podía saltarme la Relatividad Especial. En este artículo hago una breve intriducción al concepto de "Simultaneidad" de Einstein, para usarla como demosatración (una de ellas) de por qué no se puede ir más rápido que la luz.

Grupo/s: es.ciencia.misc
Fecha: 12/04/2000
Título Original: RE: Alguien puede explicarme...
Ver post original
Cuando decímos que nada, incluso la información, puede ir más rápido que la
luz, lo que en realidad tratamos de decir es que NADA, incluso la
información, puede ir más rápido que la luz.

El problema lo causa la "relatividad del concepto de simultaneidad".

Veamos:

Supongamos que tú estás sentado en la famosa estación del expreso
Einstein-Poincaré, con tu hipotético aparato de transmitir mensajes
instantaneamente.

Yo, por otro lado, estoy viajando tranquilamente en dicho expreso,
alejandome de tí.

Dado que yo, según tu sistema de coordenadas, estoy en movimiento, todos los
sucesos que segun tú están en el presente y que se encuentren por delante de
mí están, desde mi punto de vista, en el pasado.
(los sucesos que tú consideras en el presente y que se encuentran detrás de
mí, yo los considero en el futuro)

Es decir, supongamos que, desde tu punto de vista, se encienden tres luces
simultáneamente. La primera, llamemosle "A", delante de donde yo me
encuentro en ese instante, la segunda, "B", justo donde yo estoy, y la
tercera, "C", detrás mía.

Desde mi punto de vista, estas tres luces no se han encendido
simultaneamente, sino que lo han hecho en el orden A-B-C.

Si tú emites lo que consideras un mensaje instantáneo, desde mi punto de
vista el mensaje se está enviando hacia el pasado: El mensaje llega ¡antes
de que tú lo envíes!

Esto puede ser "raro", pero aún no es "peligroso".

Ahora supongamos que yo tengo otro "comunicador instantáneo" y que te envío
tu mismo mensaje de forma, según mi sistema de coordenadas, instantánea.

Por las mismas razones de antes, tú verás que recibes un mensaje ANTES de
que yo te lo envíe, pero, si yo te lo he enviado en el momento en que tú me
lo mandaste a mí (cuando lo recibí), resulta que TÚ HAS RECIBIDO TU PROPIO
MENSAJE ANTES DE HABERLO ENVIADO.

supón que el mensaje en cuestión es una señal que inactiva tu propio emisor
(O una bomba que lo hace saltar por los aires).

Así conseguirás desactivar (o destruir) el aparato ANTES de enviar la señal.
Pero entonces la señal no será enviada...

En definitiva, una vieja "Paradoja del abuelo" de la peor calaña.

La lógica puede permitirse el lujo de tener paradojas de lo más variado,
pero la realidad está obligada a ser algo más coherente.

Regresar