Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Jerome y su libro

Cuando estás en la estación de autobuses de Granada (donde, por cierto, se desayuna bién y a un precio razonable), llevas horas esperando, y aún te quedan horas por esperar, el tiempo puede ser insufriblemente lento.

Tener un libro entre manos puede ayudar a pasarlo mejor pero, cuando terminas de leerlo y el segundero de tu reloj sigue girando con exasperante lentitud. ¿Qué haces?

Pues Jerome "en español se dice Jerónimo" ha dado con una solución bastante original.

Jerome y su libro

Ante la amenaza sombría del aburrimeineto absoluto, se dedicó a pasear su libro por toda la estación de autobuses, explicando su situación a todos y cada uno de los viajeros en espera, y pidiéndoles que escribieran algo en su libro, a modo de recuerdo.

Así, al menos, te entretienes.

(6097 visitas a este artículo)
PCMS 2004