Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Feliz Python 3.11

Actualización: Pues. al final, resulta que Python 3.11 no se libera hoy, sino el próximo día 24.

El mundo Python está de celebración, porque hoy se publica oficialmente la versión 3.11 de este lenguaje de programación. Y, como soy un autor responsable y eficiente, los contenidos de mi libro El lenguaje de programación Python de principio a fin también están ya actualizados a esta última versión (a costa de hacerlo un poquito más gordo, me temo).

¿Cómo? ¿Que aún no has comprado mi libro? ¡Pero si ya te avisé de que estaba a la venta! A este paso jamás me haré millonario.

Aunque los cambios que trae esta versión quizás no sean tan espectaculares como los que vimos en Python 3.10 (que nos trajo, para empezar, todo el sistema de ajuste de patrones), sí que hay algunas cosas interesantes.

La principal novedad no es estrictamente algo relacionado con el lenguaje, y es que Python 3.11 (o, más exactamente, el intérprete CPython) es sensiblemente más rápido y eficiente que las versiones precedentes.

En cuanto a la sintaxis en sí, el cambio más notable es que se ha añadido la posibilidad de gestionar grupos de excepciones con "except*" (sí, acabado en asterisco), junto con las clases "ExceptionGroup" y "BaseExceptionGroup", que sirven para poder instanciar estos grupos.

Además, los mensajes que informan de las excepciones se han mejorado, y ahora pueden indicar gráficamente el punto exacto del código donde saltó la excepción, y no solo la línea, como hacían hasta ahora.

En todos los casos, las últimas versiones de Python han incluido alguna mejora en el sistema (opcional) de tipado; esta vez se han añadido nuevos tipos, como el tipo "Self" o la posibilidad de tipar cadenas literales.

Se han marcado como obsoletos algunos módulos de la biblioteca estándar que ya no tenían demasiada utilidad, y se ha añadido uno nuevo, "tomllib", para interpretar archivos TOML.

Y, como siempre, toda una serie de cambios y mejoras de menor importancia tanto en el Propio lenguaje, como en muchos de los módulos de la biblioteca estándar.

Pues, lo dicho: Feliz Python 3.11.

Propagar la estupidez

Ayer, La periodista Elisa Beni que, por lo visto, tiene fama de equivocarse mucho (al menos, tiene es fama entre ese tipo de tuiteros que se autodefinen como "políticamente incorrectos") hablaba en un debate televisivo con otros dos individuos del lema "Dios, Patria, Familia" que enarbola el partido de Giorgia Meloni, que acaba de ganar las elecciones italianas.

En el corte del vídeo parece que no le han dejado terminar lo que estaba diciendo, pero imagino que trataba establecer un paralelismo con otros lemas de la derecha, como el "Dios, Patria, Rey" (o "Fueros", o lo que corresponda) del carlismo español, o algo así.

Digo que no la han dejado terminar porque, inmediatamente, uno de sus interlocutores (que no sé quien es) la interrumpe afirmando entre burlón y paternalista que "Es el himno italiano". El otro periodista del debate (Carlos Cuesta) confirma automáticamente y sin asomo de duda esa información, diciendo que "Es el símbolo que les une a todos". Elisa Beni, claramente desconcertada, admite que no conoce el himno de Italia.

Este tipo de cortes son muy apreciados por por los medios, porque suelen tener un gran éxito en las redes sociales: El dato puntual, concreto y, a menudo, trivial, que rebate todo un argumento y deja en ridículo a la persona que lo sostenía. Es lo que ya se conoce como un "Zasca", y son enormemente más populares que cualquier argumentación compleja porque son mucho más simples y fáciles de asumir (¿Quién quiere leerse un folio de teoría política pudiendo limitarse a decir "Zasca"?) y porque alimentan en nuestro interior ese delicioso punto anti-intelectual de "darle su merecido" a esos pedantes que les gusta enrollarse y usar palabras difíciles.

El "Zasca" invoca al gilipollas que llevamos dentro.

Tanto es así que, en cuestión de minutos, Twitter (y, en menor medida, otras redes sociales) se ha llenado de cientos de comentarios burlándose de la ignorancia de Elisa Beni, que no conocía el himno de Italia.

Lo divertido de todo esto es que ese lema "Dios, Patria, Familia" no aparece en el himno italiano (ni ninguno remotamente parecido).

El cuñao paternalista del vídeo que ha corregido a Elisa Beni está equivocado, y resulta que es él el que no conoce el himno de Italia.

El listillo de Carlos Cuesta, que se apresurado a añadir lo del "símbolo que les une a todos" se ha tirado un farol, a ver si colaba, y tampoco conoce el himno de Italia.

Todos los mastuerzos que se han lanzado a burlares de la "ignorancia" de Elisa Beni han resultado ellos doblemente ignorantes, porque no sólo no conocían el himno de Italia sino que, para poder burlarse de alguien y alimentar un (obviamente inmerecido) sentimiento de superioridad han aceptado acríticamente lo que les decían, se lo han creído a pies juntillas, y ni se les ha ocurrido mirar en Wikipedia.

Y respecto a los supuestos periodistas que han publicado esta pseudo-noticia, mejor no comentar nada.

Y este caso concreto puede ser muy evidente e incluso divertido, pero debería servirnos de recordatorio de que la información en redes sociales se propaga en función de parámetros que no tienen nada que ver con la veracidad, y sí mucho con la emoción y la manipulación.

Las redes sociales propagan la estupidez de forma mucho más eficiente que la información.

Cantar el Bella Ciao

Cantar el Bella Ciao un lunes no es ni la mitad de efectivo que haber ido a votar el domingo.

Regalo

Este es el regalo (artesanal) que me ha hecho mi amiga Eli.

Gabanna Art

Como sé que te mola y que, ahora mismo, me tienes un montón de envidia, te paso el enlace a su instagram en https://www.instagram.com/gabanna.art/, para que puedas asomarte por allí a ver las cosas que hace con resina, encargarle que te diseñe casi cualquier idea que puedas imaginar y, preferiblemente, gastar cantidades ingentes de dinero en montones de cositas coloridas.

Yo vengo a hablar de mi (otro) libro

Quizás sepas (porque lo dije por aquí) que hace unos años escribí un libro de introducción a Python.

Python es un lenguaje de programación que, con los años, se ha hecho muy popular gracias a cosas como su claridad y flexibilidad, y cuyo uso se ha extendido un montón (incluso en campos muy alejados de la programación en sí, como la biología, el arte o la ciencia de datos).

Desde que escribí aquel libro han pasado muchas cosas:

Por un lado, Python ha avanzado, cambiando y evolucionando, con montones de adiciones y novedades.

Por el otro, yo he aprendido mucho desde entonces. Sobre todo (en lo que respecta a este tema), he impartido muchos cursos y he dado muchas conferencias y, en ese camino, he ido notando qué conceptos del lenguaje parecen resultar más fáciles que otros, y cuáles son necesarios entender primero para que los siguientes pasos sean más fáciles.

Por estas y por muchas otras razones, ya hacía tiempo que quería escribir otro libro sobre Python. Uno actualizado, claro, aunque también más extenso y con más profundidad; pero tratando siempre de que el aprendizaje sea lo más fácil y natural posible.

El resultado de todo esto es "El lenguaje de programación Python de principio a fin".

El lenguaje de programación Python de principio a fin

Hay muchas horas de trabajo en este libro. Explicar el lenguaje con la suficiente profundidad y el suficiente detalle, de un modo que sea útil para quien ya conoce el lenguaje pero también accesible a las personas que aún no lo conocen es una tarea compleja, que obliga reescribir, reordenar y replantear muchas veces cada aspecto del libro. Por otro lado, me había puesto un límite de setecientas páginas, pero había mucho que decir, y me ha sido muy difícil recortar contenidos.

¿En qué se diferencia este libro del que ya habías escrito?

Aquel fue un pequeño libro introductorio de 230 páginas.

Este dedica sus 734 páginas a meterse a fondo en Python, con un nivel de profundidad y detalle que no podría alcanzar un libro más breve.

Aquel hablaba de Python 2.7, una versión obsoleta del lenguaje para la que ya no hay soporte.

Este está actualizado a la última versión liberada hasta el momento, la 3.10.

Aquel fue el encargo de una conocida editorial de libros de informática (lo que, al final, acabó resultando en una pésima experiencia).

Este está auto publicado en Amazon (y está por ver cómo resulta esta experiencia).

Aquel se limitaba a explicar la sintaxis del lenguaje.

Este libro habla de Python, claro, y también de algunos de los innumerables paquetes que amplían sus capacidades; pero, además, en sus páginas también ha sido necesario explicar (aunque con mucho menos detalle, claro) otros lenguajes accesorios, como SQL, las expresiones regulares o el minilenguaje de formato de texto.

Qué razones hay para comprar este libro?

Con un peso de 1.4 Kg, el libro "El lenguaje de programación Python de principio a fin" sale a un precio de menos de catorce euros el kilo. Eso es mucho más barato que la ternera del Mercadona. Y, además, la carne de ternera no te enseñará a programar en Python.

Dicen que el presidente Roosevelt (Theodore , no Franklin D.) se salvó de morir en un atentado gracias a que su discurso, de apenas cincuenta páginas, frenó la bala lo suficiente para que no le matara. El libro "El lenguaje de programación Python de principio a fin", con 734 páginas, es casi quince veces más efectivo en ese sentido (aunque no tan efectivo cono no estar en la trayectoria de una bala, que es la opción que recomiendo).

El libro "El lenguaje de programación Python de principio a fin" no contiene gluten. Tampoco trazas de frutos secos. En cualquier caso, no se recomienda la ingestión de este libro a personas alérgicas o con intolerancias alimentarias. Tampoco se recomienda su ingestión a personas sin alergias ni intolerancias alimentarias. Pero su lectura sí que se recomienda (especialmente a personas interesadas en aprender Python).

¿Tienes objetos en muebles o estanterías que están 4.22 centímetros más allá de tu alcance? ¿o quizás una mesa con una pata 4.22 centímetros más corta que el resto? ¡Enhorabuena! El grosor del libro "El lenguaje de programación Python de principio a fin" es justo el que necesitas para resolver tu problema.

¿Te gustan los juegos sadomasoquistas pero no tienes un libro que sea a la vez lo bastante contundente para dar unos azotes y lo bastante flexible para no dejar marcas difíciles de explicar? "El lenguaje de programación Python de principio a fin" es tu libro. Además, puedes aprender Python (individualmente o en grupo) en las pausas entre sesiones de disciplina inglesa.

El ISBN-13 del libro "El lenguaje de programación Python de principio a fin" es 979-8840562086 que, como se nota a simple vista, tiene una gran significación cabalística y numero lógica.

"El lenguaje de programación Python de principio a fin" tiene un volumen de 1757.63 mililitros; menos que una botella de dos litros de Coca cola. Además, no contiene ninguna bebida gaseosa excesivamente azucarada que pueda ser perjudicial para tu salud.

Las autoridades religiosas consultadas manifiestan que no existe ninguna razón de tipo teológico, dogmático o espiritual que se oponga a la lectura y disfrute del libro "El lenguaje de programación Python de principio a fin".

Una exhaustiva comparación efectuada entre "El lenguaje de programación Python de principio a fin" y el libro "Programming Perl" ha demostrado sin lugar a dudas que, mientras que este último es mucho mejor para aprender Perl, el primero es claramente superior cuando se trata de aprender Python.

Dadas las dimensiones de "El lenguaje de programación Python de principio a fin" (17,5 cm × 4,22 cm × 23,8 cm), si se recortan sus páginas con cierta habilidad para crear un hueco interior, es posible usarlo para esconder pequeños objetos e incluso armas de pequeño tamaño (ADVERTENCIA: perforar de este modo el interior de este libro reducirá drásticamente su utilidad cono medio para aprender Python).

El título "El lenguaje de programación Python de principio a fin" es mucho más largo que, por ejemplo, "Python paso a paso"; lo que implica, evidentemente, que es un libro mucho mejor.

Los colores de la portada del libro "El lenguaje de programación Python de principio a fin" han sido inteligentemente elegidos para que coincidan con los colores del logotipo de Python, lo que evidencia un extremado cuidado por los detalles.

Pero, si ninguna de las razones anteriores te convence y lo único que quieres es aprender Python o profundizar en tu conocimiento de este lenguaje, puede que el libro "El lenguaje de programación Python de principio a fin" también sea una buena opción.

Posts Posteriores (1/209) Posts Anteriores
PCMS 2004