Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Cansada

Iba a comentar alguna trivialidad sobre la chorradita esta del "Día de Internet", felicitando a todo el mundo y tal. Pero, dando mi paseito bloguero de rigor, me he enterado por Maiko de que esta noche, a los 92 años, ha muerto Rosa Park.

Resulta bastante reconofortante pensar que, depues de los cientos de amenazas de muerte que recibió, haya muerto de vieja.

Rosa Park

El mito cuenta que la costurera negra Rosa Park pasó a la historia al sentarse en un asiento de autobús reservada a blancos, lo cual no es exactamente cierto.

Rosa se sentó, como hacía siempre, en una plaza "para negros". Pero estaba obligada por la ley a, en el caso de que el autobús se llenara, ceder esa plaza a cualquier blanco que lo exigiese.

Y el autobús se llenó.

Y un blanco quiso que esa negra se levantase de su asiento.

Pero Rosa Parks estaba cansada. Cansada de no poder a entrar a locales "solo para blancos". Cansada de no poder usar servicios "negros no". Cansada de no poder viajar en taxis conducidos por blancos. Cansada de sentarse detrás. Cansada de tener que ceder su asiento. Cansada de toda una vida de vejaciones. Cansada de cuarenta y dos años de opresión y humillación.

Por eso, por "cansancio", se negó a ceder su asiento a ese blanco.

Rosa Parks acabó en comisaría. Y se convirtió en el símbolo de la lucha por la igualdad.

Puedes consultar la Wikipedia para saber más sobre esta historia.

(8444 visitas a este artículo)
Dirección de TrackBack: http://www.psicobyte.com/trackback/cansada
Comentarios:
# [25 de Octubre de 2005 a las 19:13] Nuala
No conocía la historia y me ha encantado, pena que acabara sus días con demencia senil :(
No son ni el valor, ni la rebeldía, es el cansancio la motivación que llega más tarde y más perdura.
# [26 de Octubre de 2005 a las 20:48] Diego
¡Que historia! Es como dice Nuala: el cansancio es lo que más perdura; el cansancio hastiado, el que se cansa hasta de estar cansado, de estar resignado. Nunca cede. Por eso ganó Ghandi, porque su lucha era la inacción, y por lo tanto, era imparable.
Añadir comentario
No admite etiquetas HTML.
El correo electrónico no se mostrará.
PCMS 2004