Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Beyond the Nipple

Beyond the Nipple
Beyond the Nipple

Este es mi trabajo "Beyond the nipple", que ha ganado el concurso de arte que se ha celebrado durante las JASyP.

Pedían obras alusivas a alguno de los temas de las jornadas, y yo me decidí por tratar la censura.

En los últimos tiempos, parece que los casos de censura en redes sociales más mediáticos ha sido los relacionados con las políticas de Facebook en contra de los pezones. Los pezones están prohibidos: Se trata de una regla simple, clara y distinguible, tan efectiva que casi la tenemos internalizada (luego hablaré un poco más sobre esto).

Sin embargo, en Facebook y otras rede sociales se censuran continuamente montones de imágenes (y textos, vídeos y otros tipos de contenidos pero, por la naturaleza de esta obra, me he centrado en las imágenes). A veces, en casos concretos, los propietarios de las redes argumentan las razones de esta censura. Más menudo no lo hacen, o simplemente afirman que contravienen las "normas de uso".

A veces, por el contexto, se puede adivinar si la motivación es de tipo religioso, político u otro. Pero, normalmente, es inútil buscar una explicación. A menudo es incluso contraproducente: Tratar de adivinar una "causa" para esa censura es entrar en su juego, admitir que tienen ese derecho.

Con esta idea en mente planteé esta obra como una alegoría de esta doble realidad. Sobre el fondo de una pantalla en la que se adivina un perfil de Facebook, un pecho femenino muestra su pezón. Sin embargo, si el ojo se aproxima, se puede descubrir que la escena, en realidad, está construida como un mosaico de imágenes más pequeñas (365, concretamente).

Beyond the Nipple (detalle)
Beyond the Nipple (detalle)

Cada una de estas 365 imágenes ha sido censurada en algún momento en alguna red social.

Si esta alegoría no fuese ya lo bastante poco sutil, un texto al lado de la imagen explica el chiste con bastante poco tacto (y con un par de erratas):

Si miramos más allá de las políticas de "Nada de pezones" por las que son conocidas redes sociales como Facebook, Instagram u otros, podemos ver que en todo el mundo se están censurando imágenes, textos y contenidos de todo tipo por motivos políticos, religiosos, raciales, ideológicos, de género o, generalmente, sin alegar justificación alguna.

Esta obra es un mosaico creado a partir de una selección de 365 imágenes que, en algún momento, han sido censuradas en una u otra red social.

Algunas notas sueltas sobre la obra:

La parte más tediosa del trabajo ha sido, sin duda, encontrar las imágenes.

En la medida de lo posible, he buscado comprobar a un nivel razonable que realmente han sido censuradas. Normalmente buscando capturas de pantalla en las que se viese el mensaje de censura de la red en cuestión en cada caso, pero también me he fiado de la prensa cuando he encontrado la imagen a través de una noticia.

La mayor parte de las imágenes que provienen de redes sociales Chinas las he encontrado en la recopilación de Propublica China’s Memory Hole: The Images Erased From Sina Weibo.

Aunque los gobiernos de algunos países dedican recursos a este tipo de censura directa, la mayoría opta por una política de incentivación de la auto-censura: No elimina los contenidos no deseados (o no suele hacerlo), sino que persigue legalmente a sus autores o divulgadores de forma a veces ocasional, a veces más sistemática. Rusia o España son casos paradigmáticos de este tipo de censura "pasiva".

Naturalmente, el número de imágenes censuradas en redes sociales es mucho mayor que la pequeña selección que yo he hecho. La mayoría de ellas son censuradas sin que nadie, salvo la persona que originalmente la puso en la red, se entere. Aún son más las que nunca llegan a ponerse, porque ya sabemos que las quitarán.

Durante la recopilación me encontré con una dificultad añadida: Cuando la prensa habla de alguna de estas imágenes censuradas por las reces sociales, suele mostrar en sus páginas una versión censurada por ellos mismos.

captura de la Vanguardia
captura de la Vanguardia

Esta captura de ejemplo de La Vanguardia se repite sistemáticamente en casi cada publicación. Puede parecer ridículo o inconsistente criticar la censura con imágenes censuradas pero la prensa, hoy día, depende tanto de las redes sociales para su difusión que no puede permitirse el lujo de que sus contenidos no aparezcan e ellas (nota los botones de "compartir" abajo, y que la publicidad encubierta de la derecha ocupa casi más espacio que la foto de la noticia).

Esto genera un segundo problema: Los contenidos censurados con pixels, cuadros negros o lo que sea se difunden tanto que llegan a eclipsar las apariciones de los originales en los buscadores.

Una vez seleccionadas las 365 imágenes que formarían parte del mosaico, las recorté manualmente para que fueran cuadradas. Se podría haber hecho automáticamente, pero no sin deformarlas o sin perder la idea de cada foto (de algunas fotos que tenían tamaños o formas complicadas tuve que sacar varios cuadrados).

Por último, utilicé el programa Metapixel (que es software libre) para construir el mosaico a partir de la fotografía del natural y las imágenes.

El resultado, impreso a un tamaño de 841 X 594 mm (para que pudiesen apreciarse las imágenes del mosaico) aún sigue expuesto en el hall de la Escuela Técnica Superior de Ingenierías Informática y de Telecomunicaciones de la Universidad de Granada.

Beyond the Nipple
Beyond the Nipple, expuesto en el hall de la ETSIIT
(2342 visitas a este artículo)

Flashback

Como me he dado cuenta de que no pongo por aquí cosas de trabajo, y como creo que hacerlo podría servir para parecer un tipo más serio y respetable (y empleable) y para potenciar mi imagen de gurú, estos días he estado haciendo un poco de flashback, escribiendo algunos posts sobre cosas que hice en su momento (principalmente charlas, exposiciones, talleres y videoconferencias) y que, aunque las mencioné en redes sociales, de las que no hablé por aquí en su momento.

Por ahora van unas pocas, iré poniendo más poco a poco:

(1021 visitas a este artículo)

Corrupción Zero

NOTA: Este post es una edición posterior y no fue publicado originalmente en la fecha que indica.

La Fundación Internacional Baltasar Gargzón, junto con la Fundación por la Justicia, organizó en la facultad de Economía y la Nau de la Universitat de València unas jornadas como parte de su proyecto Corrupción Zero.

Para estas jornadas se elaboraron cuatro mesas de trabajo formadas por expertos de diversos campos, con el objetivo de aportar unas líneas de acción para el diseño de un software de detección temprana de la corrupción.

Basándome en mi pasada experiencia como miembro de la Oficina de Software Libre de la Universidad de Granada, mi aportación a una de estas mesas de trabajo (la dedicada a "Contribuciones para el desarrollo de una vigilancia informática") giró en torno al tema del software libre como herramienta y filosofía y la transparencia como ejemplo de las ventajas y los riesgos (la presentación puede descargarse aquí).

Corrupción Zero

Puedes ver más detalles en el documento (PDF) del proyecto, el programa del evento y la notica en la web de la Generalitat de Valencia y en El Diario o, en Twitter, con el hashtag #corrupcionZero.

Otros post en este blog que hacen alusión a este:
(1409 visitas a este artículo)

En la Universidad de Huelva

NOTA: Este post es una edición posterior y no fue publicado originalmente en la fecha que indica.

La Oficina de Software Libre de la universidad de Huelva y la Asociación de Software Libre de la Universidad de Huelva me invitaron a impartir un taller sobre propiedad intelectual y licencias libres.

Hablando de licencias

Quiero agradecer desde aquí la labor de los organizadores (en especial a Almudena García), que hicieron todo lo posible por ayudarme y facilitarme el viaje.

Naturalmente, la presentación es libre y puede usarse.

Otros post en este blog que hacen alusión a este:
(700 visitas a este artículo)

Largo y extraño viaje

No, esto no va a ir sobre drogas ni sobre los Grateful Dead.

Acaba de terminar la décima edición del Campus Infantil de Software Libre (y, creedme, me he ganado un descanso).

Además, coincidiendo con esto, también termina mi vinculación a la Oficina de Software Libre de la Universidad de Granada.

Voy a echar esto de menos.

Estos años han sido una fascinante sucesión de retos, trabajos, ideas y proyectos. He tenido la suerte de compartir los mayores logros de esta oficina: No sólo en cosas como premios, menciones o rankings sino, sobre todo, en experiencias, logros personales y humanos, y satisfacciones.

He tenido el honor de conocer a algunos de los mejores en el mundo del software. No sólo a los más conocidos o más capaces, sino también a la gente con mejores ideas, a los que han sabido superar retos, a los que están ahí día a día construyendo y aportando para todos. Algunas de las mejores personas que he conocido las he conocido en el software libre.

He hecho cosas que nunca imaginé que haría, he aportado lo que he podido (y he podido más de lo que hubiese creído que podría) y, sobre todo, he aprendido. He aprendido muchísimo.

He impartido charlas, talleres, clases y conferencias sobre los temas más dispares y a los públicos más variados. He participado en congresos internacionales (he organizado congresos internacionales). Me he ganado mis galones de "Conferenciante Internacional" (o sea, que he dado una conferencia en el extranjero). He colaborado en eventos de todo tipo y he ayudado a dar a luz proyectos fascinantes.

Es muy difícil encontrar un trabajo que sientas que encaja con tus ideas, tus intereses y tu moral. Trabajar en la Oficina de Software Libre me ha dado la oportunidad de hacer cosas que me gustan, que me satisfacen ética e intelectualmente, y con las que, creo, he podido aportar a la sociedad y ayudar a hacer el mundo un lugar un poquito mejor (una mínima e inconmensurable fracción, pero ahí está).

He aportado a esta oficina en proyectos de software libre, cultura libre, integración y solidaridad. He asesorado a montones de equipos en cosas como licencias libres, tecnologías abiertas, lenguajes de programación o metodologías de desarrollo. He administrado servidores y programado aplicaciones. He escrito informes, análisis y artículos. He negociado, rogado, amenazado y seducido. He organizado, participado y coordinado. He inventado, copiado y compartido.

Algunos proyectos han tenido más de mi alma que otros. En alguno he puesto menos convicción que en otros. Algunas veces me empeñé en que algo debía ser de un modo concreto. Creo que acerté más veces de las que me equivoqué. Quizás algún día hable más de estas cosas. Ahora no es el momento.

Muchas veces nos dijeron que algo era imposible: No era factible, no convenía políticamente, no había dinero, no era técnicamente viable. Algunas veces, a pensar de ello, lo hicimos.

Ha sido un largo y extraño viaje, siempre apoyado por los mejores compañeros que puedan desearse: Gente que ha trabajado por el software libre con convicción, esfuerzo y sacrificio, pero también con voluntad, alegría y sed por aprender. No voy a enumerarlos a ellos ni a sus muchos méritos, pero me siento terriblemente afortunado de haberlos tenido a mi lado.

En especial, quiero manifestar mi absoluto agradecimiento al Director de la Oficina de Software Libre, JJ Merelo que, desde el principio, me dio una confianza y un apoyo que espero no haber decepcionado. Es difícil encontrar una persona que tenga un nivel de exigencia tan alto y, a la vez, que sepa darte tanta confianza y libertad de acción.

Ha sido un honor y un placer trabajar en esta Oficina, con estas personas, haciendo estas cosas.

Naturalmente, seguiré en contacto con la Oficina de Software Libre, con JJ Merelo y con todos mis compañeros (en el momento de publicar esto, estoy a punto de salir a compartir unas merecidas cervezas con ellos), y siempre estaré a su disposición para lo que necesiten.

Le debo mucho a esta oficina.

Aunque tengo proyectos a la vista, no estoy seguro de a donde se dirige ahora mi camino. Lo que, dicho sea de paso, no es ninguna novedad. Me enfrento al futuro sin miedo y permanezco abierto a lo que pueda surgir.

En la medida de lo posible, seguiré luchando las mismas batallas en la misma guerra. Pero esta vez será desde otra trinchera.

(2781 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (1/23) Posts Anteriores
PCMS 2004