Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

B&M6

Ya te lo han avisado ínclitos blogeros como JJ, Arkangel o Alfonso E. Romero, pero lo repito yo por si las moscas.

El circo bloguero-periodístico ha vuelto a la ciudad:

Jornadas de Bitácoras y Medios de Comunicación

Mi consejo personal es que, si puedes, no te lo pierdas. (Es conveniente inscribirse antes)

(6090 visitas a este artículo)

Enhorabuena

Al JJ, porque su novela lujoyglamour.net ha resultado ganadora del Premio Bubok de Creación Literaria 2.009 y, encima se la va a distribuir online El Pais (y, además, el premio en cuestión es un buen piquillo).

Ya decía yo que este chaval apuntaba maneras.

En cuanto se haga un poquito más famoso, pongo mi ejemplar autografiado de La cuarta Taifa en ebay.

Por mi parte, lo pongo en la lista de compras literarias.

Aunque tendrá que esperar un poco, porque pjorge (insensible ante la pertinaz crisis) acaba de traducir Diáspora y, con el debido respeto a JJ, Egan tiene prioridad.
(7274 visitas a este artículo)

Recortes (26)

Los comentarios a un post son inversamente proporcionales al tamaño del post.

Recortado de How To Cook For Forty Humans » Primera Ley Bloguera de Ferguson

(5842 visitas a este artículo)

Sobre la memoria

Olvidar es morir

Mi ciudad (en realidad, sospecho que es todo mi país) se hace a veces extraño a los forasteros.

Si yo tuviese la intención de deshacerme de un cadáver, no usaría ácidos, motosierras ni todo ese tipo de cosas tan engorrosas e incómodas.

Yo vestiría el cuerpo con un uniforme de miliciano y lo dejaría tirado en la Plaza de las Pasiegas, frente al Ayuntamiento o en la puerta de los Juzgados.

Las Autoridades (así, con mayúscula), verían el uniforme de mi víctima, y correrían a apartar el cuerpo y ponerlo fuera de la vista, donde no molestase y, a ser posible, fuera olvidado lo antes posible.

Porque mi ciudad (en realidad, sospecho que es todo mi país) tiene un problema psicológico con esos temas.

Verás: La televisión nos tiene muy mal acostumbrados. Pon, por ejemplo, CSI.

En esa serie ves cómo la policía (o quién sea) encuentra uno o más cadáveres (o fragmentos, o indicios). Entonces llaman al Grissom (o al que corresponda), que se pone a investigar y (como es televisión), acaba descubriendo cómo murió esa gente, quién fue, y todas esas cosas. Luego vendrán los juicios etc.

Aquí las cosas son distintas.

Aquí un tipo se encuentra una fosa llena de cadáveres, o hay otra que todo el mundo sabe/sospecha que está ahí y, en vez de llamar al Grissom de turno (que aquí se llamaría Rodriguez), dicen "Es de la Guerra Civil, no removamos eso", y no se hace nada.

Hazte la imagen mental, porque es un tanto surrealista: Montones de cadáveres por ahí diseminados, y todos tratan de olvidarlos y mirar para otro lado porque se supone que son de la Guerra Civil, y se supone que eso es un tema tabú.

En la transición del Nacionalcatolicismo a la Democracia, se decidió que a los criminales de guerra o de la represión posterior no se les perseguiría ni se les juzgaría.

Eso es lo que el Cardenal Rouco llamó "el espíritu de reconciliación" que presidió la transición.

A mí, lo de "espíritu de reconciliación" me suena bastante bucólico. Uno casi puede imaginar una escena de la época, con Carrillo y Arias Navarro corriendo de la mano por una pradera florida, murmurándose un "pelillos a la mar" entre sonrisas enamoradas.

De banda sonora, dudo entre "Imagine" y "When a man loves a woman".

Claro, no hubo tal escena.

El supuesto "espíritu de reconciliación" debería llamarse mejor "acojone generalizado".

Cuando, en esa época, tenías a los militares a punto de sacar los tanques a la calle con la expresa intención de mandarlo todo a tomar por culo otra vez, había cosas que no se podían hacer.

Porque treinta años mas tarde es fácil decir qué debían haber hecho y qué no, pero entonces las cosas se veían muy distintas.

Acércate tú al hijo de puta de las gafas de sol y las metralletas, que está deseando dar un golpe de estado con sus amiguitos, y dile que lo vas a juzgar por sus crímenes. Habrías hecho una transición, pero entre los estados de vivo y muerto. También habría sido breve.

Eso si no te pillaban antes los cabrones de "Cristo Rey" o "la Triple A" (Alianza Apostólica Anticomunista).

Así que, lo de "espíritu de reconciliación" es bastante subjetivo.

Pero, lo llamemos como lo llamemos, el caso es que a los asesinos del Franquismo se les perdonaron sus pecadillos, y con la ley española en la mano no se les puede perseguir por ello.

Además, para qué nos vamos a engañar: Muchos de ellos ya han muerto, y no se puede llevar a un muerto a un tribunal. Ya olían mal cuando estaban vivos, imagínate ahora.

Pero, estarás pensando, una cosa es que no puedas condenar a esos malnacidos, y otra muy distinta que ni siquiera te molestes en investigar cualquier crimen que, supuestamente, sea cosa suya.

Lo normal, supondrás, es que se investiguen todos los posibles asesinatos, y ya se verá quién es el culpable y qué se hace en cada caso conforme a la ley.

Y aquí entramos en el meollo de todo el asunto.

Porque algunos de esos cabrones pueden seguir por ahí tan campantes y, en cualquier caso, sus herederos (tanto literales como intelectuales) sí que siguen.

Y muchos de ellos están muy bien posicionados política o económicamente. Y no tienen interés en que nadie vaya tocándoles las pelotas por unos muertecitos de nada, que además eran unos rojos y unos masones.

Llámame malpensado (o "cristofóbico", que ahora está de moda), pero a muy poca gente le sorprende que la Iglesia Católica, que vio el alzamiento de Franco como una "Cruzada" y una "una lucha de los sin Dios [la República] contra la verdadera España, contra la religión católica [los golpistas]" (Eso no lo digo yo, que lo dijo nada menos que Su Eminencia el Cardenal primado Isidro Gomá) diga ahora que hay que "saber olvidar" .

El caso es que, cada vez que se habla de eso que hemos dado en llamar "Memoria Histórica" (que básicamente consiste en descubrir quienes son esos tipos anónimos enterrados en las fosas comunes que puntean toda España), se empiezan a escuchar los gritos indignados de todos aquellos a los que esto les resulta inadmisible. Generalmente, el ruido viene del lado derecho.

Pero, insisto, no es que se opongan a que se castigue a los culpables (que también se oponen), si no que ni tan siquiera quieren permitir que se investigue quienes fueron esos culpables ni sus víctimas.

Porque esa es otra: Si, en televisión, llega un tipo al poli de turno a decirle que es mejor que no investigue un crimen, lo normal es que dicho policía sospeche inmediatamente que el tipo en cuestión no debe estar muy limpio. A mí, al menos, me parece bastante lógico.

Y así seguimos. Con campos sembrados de cadáveres que todos parecen querer ignorar.

Todo esto suena un poco surrealista, pero es que mi ciudad (en realidad, sospecho que es todo mi país), a veces es así: un poco surrealista.

Dedicado a mis paisanos del Foro por la Memoria de Granada, cuya página (y set de flickr) he encontrado gracias a Pensamiento personal y transferible.
(5495 visitas a este artículo)

Argumentos de peso

Hay argumentos que sólo resultan medianamente aceptables en una "conversación de bar", donde el ambiente distendido, la costumbre y, sobre todo, el alcohol, permiten cierta relajación de las exigencias de la lógica y el discurso.

También hay argumentos que, por vacuos, falsos, inanes, tramposos y faltos de sentido, desentonarían incluso en una de esas conversaciones de bar.

Por ejemplo:

Y, sin embargo, hay quien se permite decir tales gilipolleces en una conferencia.

Quede esto, al menos, como constancia de que la ignorancia y la incultura no son exclusivas de la tan vilipendiada generación de la ESO.

(6856 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (1/2) Posts Anteriores
PCMS 2004