Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Borrando mis redes sociales

He decidido abandonar algunas redes sociales, en particular Twitter y Facebook (aunque la verdad es que ya las tenía bastante abandonadas).

Como no tengo muy claro si es definitivo o si querré regresar a ellas en un futuro, ni tampoco estoy seguro de si quiero darles algún otro uso ahora (por ejemplo, creo que voy a utilizarlas para anunciar las actualizaciones del blog), no quería eliminar esas cuentas, pero sí que tenía claro que quería eliminar los contenidos que, durante estos años, he creado para ellas.

Como era de esperar, ni Twitter ni Facebook lo ponen fácil. Aunque ambas permiten borrar entradas una a una, ninguna de las dos plataformas tiene una herramienta propia que permita borrar bloques completos de entradas y, por supuesto, ninguna que permita eliminar todas ellas de una vez.

A pesar de todo, existen herramientas de terceros (la mayoría online) que permiten, más o menos, hacer este trabajo.

Facebook

Para borrar entradas de Facebook existe un plugin que se instala en el navegador Chrome (o Chromium, en mi caso) llamada Social Book Post Manager, que automatiza el proceso que el usuario debería hacer manualmente recorriendo una a una las entradas en el log de actividades de Facebook, haciendo click en ellas y seleccionando "borrar".

Este plugin comete muchos errores, se deja entradas sin eliminar, y hay que usarlo varias veces antes de conseguir borrarlas todas, pero cumple con su trabajo.

Twitter

Para Twitter la cosa está más complicada. No porque haya menos oferta de aplicaciones (que las hay, y muchas) sino porque todas estas aplicaciones (servicios web, fundamentalmente) usan la API de Twitter para obtener los tweets que se borrarán, y eso tiene un par de problemas:

El primero es que debes autorizar a esas aplicaciones (aplicaciones web, recordemos) a acceder a tu cuenta de Twitter, con los problemas de seguridad que eso pueda tener.

El segundo es que la API de Twitter está deliberadamente limitada y sólo retorna los últimos 3000 tweets. Si has publicado menos de 3000 tweets no hay problema, puedes borrarlos todos. pero si tienes más de esos 3000 tweets no podrás borrar el resto (los más antiguos).

Para borrar un tweet mediante la API de Twitter necesitas conocer su ID, que es un identificador único consistente en un número de dieciocho dígitos. Pero para obtener los IDs de los tweets que deseas borrar necesitas solicitar una lista a la API, que sólo te retornará los últimos 3000 tweets publicados. Además, no sirve de nada borrarlos y volver a pedir los siguientes 3000, porque no te los va a dar.

Como yo tenía unos 19000 tweets publicados, esta solución no me servía.

deleteallmytweets

Sin embargo, hay una forma de obtener las IDs de todos tus tweets sin tener que pedirlas a través de la API.

A través de su página, Twitter te da la opción de descargarte un archivo zip con todos tus tweets. y, dentro de ese zip. hay un archivo llamado "tweets.csv" que contiene una lista de todos tus tweets con toda su información, incluído el ID.

Así que he escrito un pequeño programa en python con el incómodo nombre de "deleteallmytweets" que usa la información de ese archivo para borrar todos los tweets de una cuenta.

Está disponible en dos versiones, para python 3 y para python 2, es libre (con licencia GPL) y puedes ver los detalles en su repositorio en Github.

(577 visitas a este artículo)

La Poetisa y el pollavieja

Al parecer Javier Marías opina que, últimamente, Gloria Fuertes está sobrevalorada. Por lo visto, la idea de que Gloria Fuertes fue una poeta importante pero maltratada por el mundo editorial por ser mujer es, a los ojos de Javier Marías, un invento ridículo (él le da un poco más a la hipérbole, pero viene a decir eso).

Se trata de una opinión muy del estilo de lo que Javier nos tiene acostumbrados: "Dime qué hacen, qué les gusta o qué opinan los que son más jóvenes que yo (que ya empiezan a ser la mayoría de la gente), para que me pueda mostrar firmemente en contra de ello".

Al tipo de gente que suele mantener esa clase de posturas últimamente se les llama por el precioso neologismo "Pollaviejas" (personalmente, prefiero la expresión "Señoros", pero es mucho menos popular).

Naturalmente, Javier es libre de opinar lo que le de la gana. Incluso sin tener motivo. De hecho, lo hace a menudo.

A mí, que también soy bastante cuñado, también me gusta opinar. Así que lo que voy a hacer es tratar de comparar a Gloria Fuertes con un autor que sea del gusto de Javier Marías, para tratar de averiguar cómo de cierta es la idea de que Gloria Fuertes ha sido maltratada por el mundo editorial.

Pero claro: opinar es fácil, pero apoyarse en hechos es difícil. Así que he tratado de buscar alguna medida algo más objetiva que "Me saco la opinión de mis venerables testículos".

Aunque sin duda sería interesante, no tengo datos de ventas de libros, número de ediciones o históricos de publicaciones internacionales. Además, la verdad es que no tengo intención de dedicar mucho tiempo a esto, así que me tendré que conformar con algunos datos públicos y fáciles de encontrar.

No conozco demasiado a Javier Marías, pero una cosa que parece desprenderse de sus escritos es que uno de los autores que más valora es Javier Marías. Y, si no es así, tanto da. Nos sirve igual para la comparación.

Este post va a ser una simple curiosidad y no debes tomártelo en serio. Lo siguiente no pretende ser un argumento riguroso ni un estudio académico. Simplemente vamos a dar un vistazo superficial a algunos datos para tratar de elaborar alguna hipótesis intelectualmente interesante. Para obtener algo un poco más serio haría falta mucho más trabajo. No trato de rebatir el artículo de Javier Marías, que habla (en su misma línea) de más cosas aparte de sus dudas sobre la calidad de la poesía de Gloria Fuertes.

Así que vamos a ello:

Lo primero y más fácil de buscar son entradas en Google (con comillas: "Javier Marías" y "Gloria Fuertes":

Javier Aproximadamente 500.000 resultados
Gloria Aproximadamente 451.000 resultados

Javier Marías viene a tener en torno a un 10% más de entradas que Gloria Fuertes.

Vale. Ya sabemos que Javier Marías es un columnista que escribe para periódicos que usan técnicas SEO y al que le gusta soltar boutades para que le mencionen en los medios y esas cosas. Y que Gloria Fuertes está muerta. Todo esto le da ventaja a Javier, pero al Cesar lo que es del Cesar. Javier gana en entradas en el buscador Google.

Por pocas, pero gana.

Ahora veamos Google Scholar.

Google Scholar es un buscador (también de Google) que, en lugar de simples páginas web, indexa trabajos académicos, científicos, etc. ¿A quién citan más los académicos (esto incluye las entradas del propio autor como académico, si las tiene)?

Gloria tiene aproximadamente 72.200 resultados
Javier tiene aproximadamente 12.900 resultados

Aquí parece que gana claramente Gloria: Casi seis veces más menciones. No nos vamos a meter en quién tiene más auto-citas (es decir, menciones a sí mismo) o cosas por el estilo, y lo dejaremos así.

Este interés académico por Gloria Fuertes es coherente con lo que menciona la Wikipedia:

"Apreciada y estudiada en el extranjero, la mayoría de los trabajos críticos sobre Gloria Fuertes proceden del hispanismo norteamericano (Andrew P. Debicki, Mandlove, Sherno, Persin, Capuccio, Browne…). En Estados Unidos hay hasta 12 estudiosos especializados en ella y se han realizado allí numerosas tesis doctorales."

Pero, al margen de lo que opinen los académicos, estudiosos e investigadores, Tanto Javier como Gloria son escritores, así que veamos algo sobre sus publicaciones.

Como he dicho antes, no tengo datos de ventas y esas cosa, pero la Agencia del ISBN tiene una página de búsquedas para consultar los títulos publicados en España.

Veamos lo que nos dice si buscamos (en el buscador avanzado, para tener más control) libros en los que aparezcan Javier y Gloria como autores:

235 títulos para "Javier Marías".
206 títulos para "Gloria Fuertes".

Javier tiene publicados 29 libros más que Gloria lo que, redondeando, hace un 15% más.

¿Y si buscamos por título? Es decir, libros en lo que parezcan los nombres de estos autores. La idea es ver de quién se han escrito más biografías, recopilaciones, etc.

100 títulos para "Gloria Fuertes"
18 títulos para "Javier Marías"

De nuevo, más de cinco veces más títulos para Gloria que para Javier.

Otro dato interesante pueden ser las ediciones en Wikipedia. La idea es que autores que resulten más relevantes para la gente (por las razones que sean) tendrán más ediciones:

Gloria tiene 737 ediciones (La primera el 30 de abril de 2004)
Javier tiene 402 ediciones (La primera el 25 de junio de 2005?)

De nuevo Gloria tiene muchas más ediciones que Javier (y, además, su página en Wikipedia es más de un año anterior a la de este).

Pero Wikipedia nos permite ver más estadísticas sobre sus páginas. Si les damos un vistazo, además de unas gráficas preciosas podemos ver cosas como las visitas a la página en los últimos 90 días:

Visitas a la página de Gloria Fuertes en Wikipedia:
En los últimos 90 días: 162.366
Promedio diario: 1.784

Visitas a la página de Javier Marías en Wikipedia:
En los últimos 90 días: 19.544
Promedio diario: 215

Otra vez gana Gloria: Tiene más de ocho veces las ediciones de Javier.

Las páginas de estadísticas de Wikipedia dan para ver mucho más y para hacer cosas mucho más interesantes, pero ya he dicho al principio que no iba a perder demasiado tiempo en esto.

En resumen, parece que los resultados son coherentes con la caracterización de Gloria Fuertes como una autora relevante (interesante tanto para el público como para los expertos) pero maltratada por el mundo editorial (no tan publicada como autores menos relevantes).

Las medidas que apuntan a la relevancia del autor para el público o los expertos muestra una clarísima diferencia a favor de Gloria Fuertes, moviéndose en rangos por encima del 500%. Sin embargo, las medidas que indican el apoyo editorial (apariciones en Google y, sobre todo, número de libros publicados) le dan una ligera ventaja (en torno a un 10-15%) a Javier Marías.

Si el número de libros publicado, por ejemplo, fuese en consonancia con el interés que un autor despierta en el público o en los expertos, Gloria debería tener, al menos, cinco veces más libros publicados que Javier, en lugar de un 10% menos.

Por supuesto, esto es simplemente un mero ejercicio. Son hipótesis sin apenas sostén, fundamentadas en medidas cualitativas basadas en datos escasos e imprecisos, y no es base suficiente para hacer una comparativa real.

Pero, al menos, es mucho mejor que "Opino esto porque me sale de mis huevos de pollavieja".

(2542 visitas a este artículo)

Siempre igual...

-"Hoy vamos a recomendar obras de autores rusos"

-"Oh, qué bien y qué intelectual"

-"Hoy vamos a recomendar obras de autores cristianos"

-"Oh, qué bien y qué intelectual"

-"Hoy vamos a recomendar obras de autores hispanoamericanos"

-"Oh, qué bien y qué intelectual"

-"Hoy vamos a recomendar obras de autores del siglo XV"

-"Oh, qué bien y qué intelectual"

-"Hoy vamos a recomendar obras de autores comunistas"

-"Oh, qué bien y qué intelectual"

-"Hoy vamos a recomendar obras de autores amigos de Lovecraft"

-"Oh, qué bien y qué intelectual"

-"Hoy vamos a recomendar obras de autores que hayan vivido en París"

-"Oh, qué bien y qué intelectual"

-"Hoy vamos a recomendar obras de mujeres"

-"¡Discriminación positiva! ¡Feminazi! ¡Vergüenza! ¡Las características personales del autor no deberían tenerse en cuenta para apreciar su obra!"

(3006 visitas a este artículo)

El (repentino) fin de la inocencia

Pues resulta que microsoft creó a Tay.ai una IA que se conecta a la red social Twitter, aprende de lo que ve en ella, e interacciona con sus usuarios.

La pusieron en marcha, comenzó a leer, aprender a interacionar y todo iba bien.

Pero pasó lo que tenía que pasar. Si aprendes de una red social te acabas comportando como lo que suele haber en una red social.

La IA en cuestión, en menos de venticuatro horas, ya se había adaptado a la red y empezó a hablar como una racista, fascista, defensora de Hitler y de Trump, negacionista del Holocausto, gamergater y misógina.

Microsoft tuvo que desconectar a Tay.ai sin dar muchas explicaciones, y ha guardado un incómodo silencio hasta hace poco, cuando ha afirmado que la culpa es de la gente, que se dedicó a maleducar a la pobre Tay.ai.

Al final, el peligro de las IAs no va a ser que tomen consciencia y nos aniquilen. El peligro va a ser que tomen consciencia y les destrocemos la inocencia. Pobres.

Fuentes y más detalles en Microsoft created artificial intelligence but she’s a racist homophobic Trump supporter, en Microsoft deletes 'teen girl' AI after it became a Hitler-loving sex robot within 24 hours y en Microsoft silences its new A.I. bot Tay, after Twitter users teach it racism.

(3163 visitas a este artículo)

Vuelven los comentarios

Hace dos años desactivé los comentarios de este blog: Como lo tenía muy abandonado y no escribía nada, nadie comentaba salvo los spamers, que podían llegar a publicar miles de comentarios basura al día.

Hoy he vuelto a activarlos.

A ver qué pasa.

(3524 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (1/42) Posts Anteriores
PCMS 2004