Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Vidas anteriores

Ojo: Que esto es largo y, probablemente, aburrido (Luego no digas que no te he avisado).

Una mujer norteamericana que, bajo hipnosis recordó detalles increibles de una anterior reeencarnación. todo el mundo lo sabe.

Las leyendas urbanas son esas historias que todo el mundo conoce, que forman parte del acervo cultural y que, además, son falsas.

Ya hice una vez una pequeña selección de mis propios mitos indemostrados, pero la lista es infinita.

La hipnosis, por ejemplo, es una de esas cosas que valen para todo. Desde dejar de fumar hasta aprender inglés es fácil gracias al poder de magos de salón, sacerdotes nueva era y psicólogos metidos a mesmeristas.

En concreto, la hinosis parece haberse revelado como la herramienta definitiva para recordar cosas olvidadas. Dificilmente saldrá el tema de la hipnosis regresiva sin que alguien mencione, sin el menor asomo de duda que está científicamente comprobado.

Bajo la hipnosos regresiva la gente consigue recordar detalles mínimos, como el color de ojos de la tercera persona con la que te cruzaste al bajar del autobús el día anterior a tu último cumpleaños. Incluso recuperan recuerdos de su infancia o, llegando casi al límite, de la vida en el útero materno. Su poder parece ilimitado.

Más aún: Sujetos bajo hipnosis han logrado recordar vidas anteriores, siendo esta la prueba más espectacular de la reencarnación.

La lógica del asunto es cristalina:

podemos recordar el pasado, aunque a menudo olvidamos cosas.

Bajo hipnosis, podemos recordar cosas olvidadas hace mucho tiempo.

Se puede hacer a un hipnotizado retroceder en el tiempo, y recordar incluso la vida en el útero.

Sujetos bajo hipnosis han retrocedido aún más, recordando vidas pasadas.

Luego la reencarnación existe.

Y todo esto está científicamente demostrado.

Pero ¿Alguien se ha molestado en investigar científicamente ese supuesto poder de la dichosa hipnosis regresiva?

La memoria

Para empezar, deberíamos ver cómo funciona nuestro cerebro a la hora de recordar algo.

Seguramente esta mañana te has despertado, incorporado en la cama, y te has puesto tus zapatillas. Detente un momento en la lectura de este post e intenta recordar cómo ha sido esa escena.

...

¿Aún no?

...

Vamos, despues de todo ha sido esta misma mañana.

...

Bién. ¿Qué has recordado?

¿Ha sido algo parecido a una imagen del techo o el despertador al abrir los ojos, seguida de un primer plano de tus manos al alzar las sábanas y la visión de tus piés que buscan las zapatillas?

¿O más bién te has visto a tí mismo, como si fueras una tercera persona, mientras hacías todas estas cosas?

Si tu caso es el segundo (como es lo normal), deberías ahora planteartelo: No has podido verte a tí mismo. Lo que recuerdas no es lo que has visto.

Desde hace mucho sabemos que la memoria es una tramposa, y nuestra mente una traidora. Recordar no es un mero acto pasivo de traer una imagen de una escena pasada, sino una tarea activa, en la que tu mente reconstruye la escena. Y puede agregar, sustraer o modificar detalles. No es como reproducir un vídeo, es como contratar actores para volver a representar la película.

Desde los setenta, la psicóloga Elizabeth F. Loftus ha estado llevando a cabo una serie de experimentos en los que ha demostrado que la información adicional modifica el recuerdo. Según relata una de sus primeras experiencias:

[...] participants viewed a simulated automobile accident at an intersection with a stop sign. After the viewing, half the participants received a suggestion that the traffic sign was a yield sign. When asked later what traffic sign they remembered seeing at the intersection, those who had been given the suggestion tended to claim that they had seen a yield sign. Those who had not received the phony information were much more accurate in their recall of the traffic sign.

Que, traducido, dice:

[...] los participantes veían un accidente automovilístico simulado en un cruce con un STOP. Después de la proyección, la mitad de los participantes recibieron una sugerencia de que el signo de tráfico era un "siga". Cuando posteriormente se les preguntó acerca de qué señal recordaban haber visto en el cruce, los que habían recibido la sugerencia tendían a afirmar que habían visto una señal de "siga". Aquéllos que no habían recibido la información errónea fueron mucho más precisos en su recuerdo de la señal.

En otros experimentos Loftus pudo implnatar recuerdos de acontecimientos que ni siquiera habían ocurrido (como perderse de niño en unos grandes almacenes).

Loftus llamó a este efecto (que ya es un clásico de la psicología) "Síndrome del falso recuerdo".

La hipnosis

La hinosis es un procedimiento por el cual se hace a una persona concentrarse y entrar en un estado de relajación con alta susceptibilidad a la sugestión. Es una técnica que, desde Freud, ha sido usado (y abusado) por los psicólogos de todas las épocas. Es por tanto natural que haya una inmensa bibliografía al respecto. Lo malo es que esta bibliografía no apoya para nada la hipótesis del "recuerdo mejorado". Muy al contrario, la desmiente taxativamente. He aquí algunos ejemplos:

McConkey y Sheehan demostraron que la hipnosis no aumentaba la capacidad de recordar, pero que sí aumentaba la confianza en el recuerdo. Es decir, que el recuerdo no es más fiable, pero el hipnotizado cree que sí. Además, otros experimentos dieron como resultado que los efectos de la hipnosis varían en función de las espectativas del sujeto: Si cree que le ayudará a recordar, recordará (pero no por ello será un recuerdo más fiable). Si cree que le paralizará, se sentirá paralizado.

El psicólogo Nicholas Spanos demostró que la hipnosis es un proceso relaccional entre el hinotizador y el hipnotizado, en el que el segundo tarata de captar y cumplir las espectativas del primero, de modo que el resultado es, en cierto modo, consensuado entre ambos.

Este último efecto es sutil. Si el hipnotizador pregunta, por ejemplo, "¿De qué color eran las cortinas?", el sujeto tratará de dar la respuesta que considere más adecuada aunque no existieran tales cortinas.

Otros estudios han demostrado que, cuando un adulto "regresiona" a su infancia no se comporta como un niño, sino como un adulto considera que se comporta un niño. Cuando "regresa" al útero, el sujeto adopta lo que el cree que es la posición fetal.

La reencarnación

Algunas religiones orientales, herederas del Induismo y el Budismo, tienen la reencarnación como tema fundamental de su filosofía.

La idea básica es que, cuando alguien muere, su alma (o algo similar) renace de nuevo como otra persona.

Sorprendentemente, parece que en occidente no se le ha ocurrido a nadie una idea similar. Aquí, tradicionalmente, la gente muere una sola vez y, según la religión concreta, pasa a otro tipo de existemcia o espera al final de los tiempos para reencarnarse como la misma persona.

A finales del siglo XIX, con el auge de la teosofía y el espiritismo, la idea de la reencarnación fué importada de oriente, y comenzó a adquirir importancia con la filosofía hippie y, más recientemente, el movimiento new age.

Hasta que, en 1954, Morey Bernstein escribió tres artículos para Empire Magazine y, en 1956, un libro titulado "La búsqueda de Bridey Murphy", en el que relataba una serie de reveladoras sesiones de "hipnosis regresiva" hechas en 1952 a Ruth Simmons (es un alias, su verdadero nombre era Virginia Tighe), un ama de casa de Puebla, Coloroado. El libro fué un éxito de ventas, se tradujo a varios idiomas (entre ellos el español) y dió lugar al menos a una versión cinematográfica.

La emocionante histoira de Bridey Murphy

Durante la hipnosis, Virginia retrocedió en el tiempo, recordó su propia niñez y nacimiento, e incluso logró retroceder a una vida pasada, en la que ella era una pelirroja irlandesa llamada Bridey Murphy.

"Bridey Murphy", que tenía un marcado acento irlandés, decía haber nacido el 20 de diciembre de 1798 en Cork, hija de Duncan y Kathleen. Habló de su boda con Sean Brian Mcarthy a los 17 años y su consiguiente traslado a una casa de Belfast. Habló de la muerte de su hermano siendo aún niño y describió también su propia muerte, acontecida a causa de una caída por unas escaleras en 1864.

Pero lo más espectacular eran los detalles que lograba aportar. Pese a que Virginia nunca había estado en Irlanda, sus descripciones del entorno eran bastante detalladas, como cuando describía la "iglesia de Santa Teresa" y su ubicación, la tienda del Señor Farr, donde Bridey hacía sus compras, o la región donde estaba ubicada "Las Praderas", la casita de madera donde vivía.

Een 1954, un periodista del Denver Post llamado William Barker viajó a Irlanda para investigar el relato de Virginia. Los resultados de esta investigación, un suplemento de doce páginas titulado "La verdad sobre Bridey Murphy", fueron fascinantes.

Los detalles de la historia de Bridey eran ciertos: los paisajes eran tal como ella los describía, la "iglesia de Santa Teresa" existía realmente donde ella había dicho, la pequeña tienda de Farr, también.

Puntos Oscuros

Pero, pese a la conmoción que supuso la publicación de estos datos, había algunas cosas que resultaban, cuando menos, extrañas:

En Cork nadie recordaba a ninguna Bridey Murphy. No aparecían registros de su nacimiento, ni de su boda o muerte. Tampoco había nada sobre sus padres, su hermano muerto, su esposo, etc.

La iglesia de la que hablaba existía, pero no había sido edificada hasta 1911, 47 años tras la supuesta muerte de Bridey.

Nadie sabía nada de "Las Praderas" ni, en realidad, de ninguna casa de madera (muy habituales en USA, pero no así en Irlanda).

En 1956, el periódico Chicago American comenzo otra investigación, pero esta vez no viajaron a Irlanda buscando a Bridey, si no que se centraron en USA y la infancia de Virginia. Sus descubrimientos también fueron muy interesantes.

Virginia había tenido una vecina irlandesa que solía cuidar de ella y contarle historias de su niñez, transcurrida precisamente en la región de la que Virginia hablaba.

La hermana de esta vecina había muerto de una caída como la que relataba Virginia, y su hermano pequeño también había muerto como en su relato.

El nombre de esta vecina era, precisamente, Bridey Murphy.

Ahora, saca tú mismo tus propias conclusiones.

Otros post en este blog que hacen alusión a este:
(16813 visitas a este artículo)

Desastres

Una web en general, y un blog en particular, es una cosa muy delicada. Hay montones de accidentes que pueden acabar con ella.

Y no, hoy no me refiero a spam, ni a ataques hacker o averías de hardware.

Son otro tipo de cosas en las que nunca pensamos:

Para empezar, si eres fumador (como un servidor), una colilla encendida puede hacer desaparecer tu blog en unos segundos. O esa mala costumbre de beber café junto al monitor, que también puede ser peligrosa.

Sabes que me gusta hablar de insectos y esas cosas. eso me obliga mantener la página bién limpia, o acabará infestándose de bichos.

El ordenador suele estar lejos de la cocina, lo que suele evitar accidentes culinarios, pero si te dejas un grifo abierto, la distancia puede no ser protección suficiente.

Puede que un dinosaurio furioso o un ataque alienígena sean posiblidades remotas, pero no podemos desdeñar la probabilidad de una conflagración nuclear o, por acudir a causas más naturales, una lluvia de meteoritos.

Gracias a netdisaster por abrirme los ojos, y al Paleofreak por descubirme esta página.

(7643 visitas a este artículo)

Mi silencio

Supongo que yo ahora debería explicar porqué he estado dos semanas en silencio casi total, debería hablar del curso de Arquitectura de la Información que he estado haciendo (y del que ya te comenté algo), hablar de los temas que se han tocado, los profesores que he tenido, dar mi opinión, y todas esas cosas que se suponen que deben ponerse en un blog.

Pero debo estar un poco asténico, porque no tengo ni la voluntad ni la inspiración necesaria para ello.

Así que seré breve y no me meteré en detalles:

Para empezar, he estado asitiendo al susodicho curso de Arquitectura de la Información que organiza JJ a través del Centro de Formación Continua de la UGR.

Como profesores (de lujo, oye), Chesco se ha dedicado a los Estándares, Yusef a la usabilidad (que para algo escribe habitualmente en Nosolousabilidad), el propio JJ a los Sistemas de gestión de contenidos (Movable Type, como no podía faltar. Además, ha puesto por ahí su tutorial), Cillero nos habló de Diseño Gráfico pero, como acaba de tener un hijo, hubo de atender a responsabilidades más urgentes a mitad de curso.

Furilo se ocupó de resumir el curso, hablándonos de la AI en la práctica.

La pena es que, como había estudiantes de lo más variado, el nivel del curso ha estado más bajo de lo que yo esperaba. De todos modos, sí creo que he sacado bastantes cosas en claro.

Siento haber sido tan breve, pero es que hoy yo no daba para más.

Y ahora debería decir algo sobre las segundas jornadas sobre bitácoras y medios de comunicación, de las que ya ha hablado casi todo el Planet Granada.

Pero me pasa lo mismo que te he comentado antes, agravado por el hecho de que ya ha hablado todo el mundo y no se me ocurre nada nuevo que aportar.

Lo siento. Quizás la semana que viene esté más hablador.

(8273 visitas a este artículo)

Nota rápida

Estoy en clase con Cillero, que está hablando de diseño, hojas de estilo, etc.

Me he metido un momentito aquí en el blog, para dar la noticia, porque es probable que él, dadas las circunstancias, tarde algo en hacerlo.

Despues de que Malglam y Enlavin dieran su buena noticia, parece que el ejemplo ha cundido:

El Cillero ha sido pápa.

Otros post en este blog que hacen alusión a este:
(9938 visitas a este artículo)

Unión bananera

Estos días ando especialmente escaso de tiempo y, además, estoy realmente agotado. Así que no añadiré nada a lo que ya han dicho La petite Claudine y bruto (a quién, por cierto, copio el título del post).

No Banana Union, No Software Patents - Support Denmark!
(7199 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (1/2) Posts Anteriores
PCMS 2004