Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Homenaje a Punset

¿Es posible creer en lo que antes nos parecía magia? ¿Somos sólo lo que se ve a simple vista? ¿O tenemos un interior aparte de lo orgánico y funcional? La ciencia ahora tiene una respuesta, y es más sorprendente y maravillosa de lo que habíamos esperado.

Verás, es muy simple: La genética y el estudio de la Eva Mitocondrial demuestran que nos encontramos, como humanos, en una fase social de transferencia, en la que la evolución se deja de entender como algo meramente propio o egoísta, y pasa a desarrollarse en una explosión de creatividad y enriquecimiento interior y exterior.

La ciencia corrobora que la física y la química no son sólo bases de la vida entendida como un todo, si no que también tienen un componente natural (y, en cierto modo, vital), que nunca antes había parecido tan pleno de potencialidad. Es decir, que la inmortalidad celular es un hecho que sólo hay que transferir del marco microscópico al individuo como conjunto, y no un impedimento real a las posibilidades de la mente.

Ahora sabemos que los seres humanos, como individuos, gracias a cosas como la plasticidad cerebral y el entrelazamiento cuántico, tenemos el maravilloso potencial mental de alcanzar límites que antes se creían imposibles. Pero no se trata de magia, sino de la misma creatividad que la evolución seleccionó de los neadertales en las cavernas.

Si aún no has notado que todo lo que he vertido en los párrafos precedentes no es otra cosa que basura aleatoria, quizás deberías ver menos Redes

(5907 visitas a este artículo)

Creatas en Proteomics

Creo que fernand0 no se refería a estas cosas cuando hablaba de la Crisis de la revisión por pares (de hecho, hablaba de justo lo contrario), pero yo diría que algo tiene que ver:

La Estrategia de la cuña

Los creacionistas, como una parte más de la llamada "Estrategia de la cuña, andan hace ya bastante tiempo intentando disfrazar sus creencias como ciencia. Generalmente su asalto suele resumirse en tomar citas de auténticos científicos y sacarlas de contexto, para que parezca que dicen lo que a ellos les gustaría que dijeran. Naturalmente, esa es una maniobra de propaganda que solo suele servir en entornos "no científicos". Pero, como los creatas saben bien, la política o los juzgados suelen ser entornos "no científicos".

Uno de los objetivos más deseados por ellos en este contexto es el de conseguir publicar sus propios artículos creacionistas en revistas científicas. Pero, claro, esto no quiere decir que estén dispuestos a someter esos trabajos a crítica ¿Cómo publicar si que te digan "Aporte usted pruebas"?

He aquí un modo:

Warda y Han

Mohamad Warda y Jin Han enviaron un artículo a la revista "Proteomics". "Proteomics" es una revista científica enfocada a la investigación en proteínas y su relación con los genes, entre ellas etc.

Para que te hagas una idea, la proteómica es a las proteínas lo que la genómica a los genes, y es lo que hoy dia está de moda en el mundo bioquímico

Como revista científica que es, tiene un sistema de revisión por pares, por el que se supone que un grupo de expertos en la materia revisan los artículos que se les envían, para asegurarse de que cumplen unos requisitos mínimos. Ya vimos algo de eso aquí pero, resumiendo un poco la idea, el trabajo de los revisores no es determinar si un artículo es cierto o falso, si no asegurarse de que no es estúpido y no contiene falacias o errores de bulto.

El artículo de Warda y Han, en puridad, no versaba de ninguna investigación ni trabajo concreto, si no que se trataba de una "revisión" (review), que viene a ser algo así como un repaso de todos o parte de los trabajos relevantes sobre algún tema. En este caso, el tema eran las mitocondrias, y se titulaba "Mitochondria, the missing link between body and soul: Proteomic prospective evidence", que viene a significar algo así como "La mitocondria, el eslabón perdido entre el cuerpo y el alma: posibles pruebas de la proteómica".

¿Eslabón perdido entre el cuerpo y el alma? No parece un tema muy adecuado para una revista de bioquímica, pero quizás tenga algún tipo de sentido metafórico que se entienda al leer el texto (Quizás sea mejor título para una conferencia que para un artículo, pero tampoco vamos a discutir por eso).

El caso es que el artículo fue aprobado para su publicación y, antes de que saliera el número impreso, colgado en la web de la revista.

Y alguna gente, sorprendetemente, lo leyó (los reviews suelen ser bastante aburridos: "Fulano demostró esto, Mengano opina tal cosa, Zutano lo rebatió con tal experimento...") y empezó a ver cosas sospechosas.

Creacionismo camuflado

Aparte del "alma" del título, el resumen del artículo afirmaba disponer de evidencias para "refutar la hipótesis endisimbionte de la evolución de las mitocóndrias" y reemplazarla por "una alternativa más realista".

Esto no es algo tan superficial como parece. La teoría endosimbionte (que ya salió por aquí una vez, y que dice que las mitocondrias son bacterias "atrapadas" en el pasado por los antepasados de la célula eucariota) fue muy criticada en su origen, pero desde entonces todas las investigaciones no han hecho más que confirmarla. Difícilmente se habría publicado alguna investigación que afirmara rebatirla sin que todo el mundo en la cosa de la biología se hubiese enterado. Y, recuerda, ya te he dicho que este trabajo era una "review" basada en trabajos realizados anteriormente por otros.

Y en el texto del artículo se mencionaban un buen montón de experimentos y trabajos, pero ninguno que dijera tal cosa.

Lo que sí que se encontraba (en la octava página) era un párrafo que, encerrado entre referencias a trabajos sin relación alguna, decía:

[...] the points that show proteomics overlapping between different forms of life are more likely to be interpreted as a reflection of a single common fingerprint initiated by a mighty creator than relying on a single cell that is, in a doubtful way, surprisingly originating all other kinds of life.

Que viene a decir:

[...] es mas fácil interpretar los puntos que muestran superposición proteómica entre las diferentes formas de vida como un reflejo de una sola huella dactilar común iniciada por un poderoso creador; que confiar en que una sola célula , de una manera dudosa, originó sorprendentemente todas las demás formas de vida.

Quizás te hayas perdido un poco, así que vamos por partes: Lo de "los puntos que muestran superposición proteómica entre las diferentes formas de vida" suena muy raro y muy científico pero, en este contexto, simplemente quiere decir que las proteínas (y sus interacciones) de las mitocondrias de todos los animales se parecen, y que las de dos especies son más parecidas cuanto más cercanas son esas especies.

Y lo que están diciendo aquí es que eso se puede interpretar como señal de que alguien las ha creado (el "poderoso creador"), y que eso es mas razonable que pensar que es debido a que tenemos una ascendencia común. Casi nada.

El resto del artículo seguía normalmente, sin más menciones a ese "poderoso creador" ni tonterías similares hasta llegar al final, donde decía:

We realize so far that mitochondria could be the link between the body and this preserved wisdom of the soul devoted to guaranteeing life.

Que, mas o menos, es:

Nos damos cuenta de que la mitocondria podría ser el vínculo entre el cuerpo y esta sabiduría preservada del alma dedicada a garantizar la vida.

Espectacular colofón donde los haya.

Y el caso es que ese artículo había pasado el filtro de la revisión por pares, lo que significa que alguien estaba haciendo realmente mal su trabajo.

Pero la gente que lo había leído en Internet estaba mosqueada, y siguieron investigando.

El plagio

Alguien hizo notar enseguida que la forma y el estilo en los que estaba escrito el párrafo "creacionista" no coincidía con los del resto del artículo, de modo que sospechaba que no los había escrito la misma persona.

La gente se puso a buscar por ahí (la cosa ya había llegado a los blogs de profesionales y aficionados al tema) y empezaron a salir sorprendentes coincidencias.

Unas pocas horas más tarde comenzaron a aparecer los indicios de plagio.

Al menos una quinta parte del artículo era una amalgama de textos copiados de otros artículos y pegados uno detrás de otro, la mayoría sin cambiar una sola coma.

Warda y Han se habían limitado a recortar textos de otros artículos, introducir en ellos sus párrafos creacionistas, y mandarlos a la revista.

La elección de introducir esas frases escondidas entre textos "normales" era claramente un truco para pasar sus textos "de tapadillo". El que se arriesgasen a colocarlas en sitios tan "visibles" como el título o el resumen era pura estrategia: De este modo, los propagandistas del creacionismo podían enarbolar un artículo "científico" en el que (aunque no coincidieran con el resto del texto) había expresiones claramente creacionistas en el título, el resumen y un par de párrafos. Y estos elementos son, precisamente, a los que se acude para referenciar una cita científica.

Solapamiento sustancial

Cuando la revista vio que se la habían colado, retiró el artículo por "solapamiento sustancial del contenido de este artículo con los artículos anteriormente publicados en otras revistas". Que es una forma bastante cobarde y ambígua de decir que es un plagio.

De que se habían de ellos reído en su propia cara y les habían colado material creacionista, no dijeron nada.

(7192 visitas a este artículo)

Colores, ojos y cerebros

Pregunta filosófica

Los filósofos se pasaron siglos preguntándose cosas como "¿Existen los colores?". Puede parecer en principio una pregunta un poco tonta pero, si la matizamos un poco, cobra algo más de sentido: ¿Existen los colores como algo objetivo y externo al observador? fíjate en que no estamos hablando de la sensación del color (el hecho de si tú tienes la misma "sensación" que yo cuando vemos algo amarillo), si no en el color en sí.

La preguntita dio muchas y muy filosóficas vueltas, pero no parecía haber una solución razonable hasta que Newton descompuso la luz con su famoso prisma y los físicos empezaron a investigar lo que resultaba de esa descomposición.

El Arco Iris

Como todo el mundo sabe, para ver un arco iris puedes ponerte de espaldas al sol en un día de lluvia (como se forma en el lado opuesto, cuanto más bajo esté el sol más alto estará el arco). Como es relativamente raro encontrarte un día de lluvia soleado, puedes optar por ponerte ante una fuente (preferentemente que disperse muchas y finas gotitas) con el sol a tu espalda.

Si tienes un prisma de vidrio o plástico transparente de sección triangular (el bisel de un espejo también puede servir) puedes usarlo para proyectar uno sobre una pared, a base de girarlo hasta dar con el ángulo adecuado.

En cualquiera de esos casos verás una sucesión de colores bastante parecida a esto (acabo hacerlo con un pequeño prisma de bastante mala calidad):

Espectro
Espectro

A eso lo llamamos con el ridículo nombre de "espectro" (por la cosa de que se ve difuminado) por culpa de Newton (pero como Newton era un tío muy listo, tampoco le vamos a enmendar la plana nosotros), y huy día sabemos que es el resultado de separar los fotones que componen la luz según su longitud de onda.

Tradicionalmente se divide en siete colores (rojo, naranja, amarillo, verde, azul, añil y violeta), lo cual también es culpa de Newton.

Pero, en realidad, el espectro es un continuo; y nadie sabe decir nunca donde termina un color ni donde empieza otro (ni si es capaz de diferenciar siete y solo siete, la mayoría de las personas distinguen cinco o seis). Nuestro cerebro, cuando se encuentra con una variación continua, intenta "inventar" divisiones. El que creamos ver una serie de bandas paralelas es, en realidad, una ilusión óptica.

El caso es que, a pesar de ello, todo el mundo puede estar de acuerdo en que, por ejemplo, la luz de una longitud de onda de unos 575 nanómetros (mas o menos) tiene color amarillo (de hecho, se llama "amarilla" a la luz con una longitud de onda entre 565 y 590 nm. aproximadamente).

Por el camino, los físicos también descubrieron "colores invisibles": mas allá del rojo está el infrarojo y, por debajo del violeta, el ultravioleta. En este mismo sentido, las ondas de radio, las microondas y los rayos X también son colores.

Con lo cual parece que la pregunta de los filósofos tiene una respuesta positiva: Los colores existen, y no son más que los nombres que les damos a las longitudes de onda de los fotones.

Pero la cosa no acaba aquí.

Dentro del Ojo

En el interior del ojo hay dos tipos de células sensibles a la luz.

El primero son los "bastones", que son muy sensibles con poca luz, pero son incapaces de detectar el color. A bajas intensidades luminosas son las únicas células capaces de "ver", por lo que si estás en una habitación muy poco iluminada, serás incapaz de apreciar los colores. Tu cerebro, otra vez, te engaña: No tendrás la sensación de estar en una habitación en blanco y negro, pero serás incapaz de decir de qué color es algo.

El segundo tipo son los llamados "conos", menos sensibles a la luz, pero que usamos para distinguir los colores.

Concretamente hay tres clases de conos, cada uno de los cuales está "ajustado" a un rango distinto de longitudes de onda.

Se les llama conos S, M y L, del ingles Short (corto), Middle (medio) Long (largo) según el rango de longitudes de onda al que es sensible cada uno.

La sensiblidad a cada longitud de onda de los tres tipos de cono la puedes ver en esta tabla (La he dibujado "a mano", por lo que no esperes que sea muy precisa...):

Sensibilidad de los conos a cada longitud de onda
Sensibilidad de los conos a cada longitud de onda

Como puedes ver, cada tipo de cono es más sensible a las longitudes de onda que se encuentran en torno al centro de su rango y pierde sensibilidad cuando nos alejamos de ese punto.

Pero, claro, esto no es suficiente para ver los colores.

Porque el que un cono se excite al recibir luz sólo sirve para discriminar que se trata de fotones con una longitud de onda dentro de su rango de sensibilidad, pero no nos dice cuál es esa longitud concreta.

Y aquí es donde importa el que tengamos tres tipos distintos de conos.

Si a nuestro ojo llega, por ejemplo, luz amarilla (575 nm), esta excitará a los conos M y a los L (pero no a los S) en proporciones distintas. Ambos tipos de cono envían esa información al cerebro, que es el que se ocupa luego de interpretar esta información y "calcular" que lo que estamos viendo es amarillo.

Respuesta de los conos a la luz amarilla
Respuesta de los conos a la luz amarilla

Si la que llega es luz de 475 nanómetros, eso escitará los conos S, y algo menos los M y L. El cerebro calculará entonces que eso es "Azul":

Respuesta de los conos a la luz azul
Respuesta de los conos a la luz azul

Naturalmente, si la luz es débil, todos los conos serán menos excitados que con una luz más fuerte: Lo que es relevante aquí es la intensidad relativa con la que son excitados.

Pero, a todo esto, estamos suponiendo que la luz que llega es monocromática (de un sólo color o longitud de onda). Cuando a un grupo de conos llega una mezcla de luces de distinta longitud de onda, los conos pueden ser excitados en cantidades distintas, y el cerebro no tiene otra información que esa con la que trabajar. Y, a menudo, se "equivoca".

Una mezcla concreta de fotones azules y verdes dará como resultado el cian, algo así como un "azul verdoso" o un "verde azulado". Nada (demasiado) sorprendente hasta aquí. El cerebro hace lo que puede y "promedia" la información. En realidad el cian no existe, no hay fotones que tengan una "longitud de onda cian".

Pero, por ejemplo, podemos ajustar la cantidad de fotones rojos y verdes para que la suma de las excitaciones producidas sea igual a la misma que producirían sólo fotones amarillos. Lo que estamos haciendo así es crear una ilusión óptica: No hay nada realmente "amarillo" (en el sentido en que es amarilla la banda del arco iris).

Lo que nos lleva a una curiosa conclusión: El color "rojo verdoso" (o el "verde rojizo") existe como mezcla de colores, en el mismo sentido que existe el cyan, pero no podemos verlo sino como "amarillo". En cierto modo, es como si todos fuésemos daltónicos para el "rojo verdoso" y el amarillo.

Inventando los Colores

Lo más interesante de esto es que tú puede coger luz de tres colores distintos y usarla para, engañando al cerebro como hemos visto más arriba, crear la ilusión de toda una gama de colores. La gama será más o menos grande dependiendo de los tres colores de los que partas. Si usas colores que estén bien distribuidos por el espectro (uno de la parte baja, otro del medio y otro de la parte alta), podrás crear casi cualquier color.

En particular, la combinación "Rojo - Verde - Azul" (RGB para los amigos) es la que permite la gama más amplia.

Colores RGB
Colores RGB

En la escuela nos enseñan que estos tres son "los colores primarios", como si esa fuera una propiedad exclusiva e inherente a esta triada, lo cual es, como hemos visto, falso. Existen multitud de posibles tríos de primarios.

Nos enseñan también que cualquier color es producto de esos tres; lo que también es mentira, como sabe todo aquel que tenga que diseñar en pantalla cosas que luego vayan a imprimirse. En realidad, no existe ningún conjunto de tres colores que te permita generar todos los colores y tonos posibles.

En la pantalla del monitor que tienes ante ti, igual que en tu televisor, cada pixel está en realidad constituido por tres puntos luminosos, de colores rojo, verde y azul respectivamente (algunas pantallas tienen más puntos de un color que de otro, pero esa es otra historia).

Para comprobarlo, puedes usar una buena lupa, o dejar caer suavemente una gota de agua sobre la pantalla.

Por lo tanto, un monitor sólo es capaz de emitir luz de esos colores, aunque como hemos visto antes, esto es suficiente para engañar a tu cerebro. Según el brillo relativo de cada trío de puntos verás un color u otro. Las fotografías en color usan un método similar. En tus fotos de vacaciones sólo hay rojo, verde y azul.

Pero todo esto es una consecuencia de cómo está organizada nuestra retina. Si tuviésemos cuatro o cinco tipos de conos, seguramente necesitaríamos conjuntos de cuatro o cinco colores "primarios".

Por otro lado, un animal que tenga sus conos "ajustados" a unos rangos distintos de longitudes de onda (como un pájaro, por ejemplo) verá las cosas de un modo distinto. Si tu canario pudiera hablar, te diría que los colores de tu fotografía están completamente equivocados.

Al final, a la pregunta de los filósofos hay que responderles algo así como "Ni sí ni no. Es algo un poco más complicado".

(9502 visitas a este artículo)

Hay grandeza

Hay grandeza en esta concepción de que la vida, con sus diferentes fuerzas, ha sido alentada por el Creador en un corto número de formas o en una sola, y que, mientras este planeta ha ido girando según la constante ley de la gravitación, se han desarrollado y se están desarrollando, a partir de un principio tan sencillo, infinidad de formas las más bellas y portentosas.

Intenta mirar hoy el mundo con esos ojos.

Tanto si lo logras como si no, feliz día de Darwin.

(4341 visitas a este artículo)

Y el mundo no acabó

¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

...

Hummm... Parece que el mundo no ha terminado aún.

Estoy en Almería (Hace un calor húmedo insoportable para un simple granadino) y mis amables anfitriones tienen guaifai. Pero escribo en el portátil de Li, y no acabo de acostumbrarme a este teclado. Espero que sepas perdonar los problables errores que esto provoque.

El LHC

En realidad, mientras ecribo esto, aún faltan algunas horas para el arranque del mayor instrumento científico jamás construído, el LHC (aunque, como te comenté ayer, es sólo un arranque de pruebas).

Todo en este aparato se mide en superlativos. Es una de las paradojas de la física de partículas el que, para ver cosas cada vez más pequeñas, se necesiten máquinas cada vez más grandes. Con sus nueve kilómetros de diámetro y, según dicen, consumiendo tanta energía como una ciudad para alimentar unos imanes superconductores (que han sido enfriados a dos grados sobre el cero absoluto) con los que se impulsarán pequeñas nubes de protones, finas y alargadas como alfileres, a una velocidad cercana a la de la luz. Los protones, que se habrán aplastado como lentejas por los efectos relativistas de la velocidad, recorrerán innumerables veces los 27 Km de tubería en la que se ha hecho el vacío y acabarán impactando en un blanco de plomo.

El impacto alacanzará una energía de 14 TeV (Tera-electrón/Voltios), que es la mayor que jamás haya conseguido un acelerador (en realidad, una buena parte de esta se desperdicia, pero vamos a ignorar esto), aunque esta energía ni siquiera serviría para calentar tu café una cienmillonésima de grado (La diferencia está en que en tu taza de café hay una cantidad absurdamente grande de moléculas formadas por átomos formados por particulas para repartirse esa energía, con lo que no queda tan resultona).

La mayoría de estos protones pasarán a traves del plomo sin inmutarse, pero alguno de ellos dará de lleno en el núcleo de un átomo. Allí impactará contra otro protón o, mejor aún, contra un neutrón y, con suerte, un par de sus quarks componentes se encontrarán frente a frente con la enrgía necesaria, y se hará la magia cuántica.

La energía disipada por el impacto se materializará en montones de raras partículas (quizás con el Higgs entre ellas), la mayoría de las cuales se desintegrarán casi instantáneamente en otras partículas que atravesarán, quizás, alguno de los grandes detectores del LHC. Por supuesto, los otros quarks también pueden generar sus propias partículas, contribuyendo a que se arme un lío tremendo en el detector que dé un montón de trabajo extra, pero ese es el inconveniente de trabajar con hadrones.

Del estudio de los restos de esta catástorfe submicroscópica se podrán deducir la existencia y las propiedades de las partículas generadas.

Agujeros negros

Un objeto que cayera desde el espacio a la tierra acabaría impactando con ella a una velocidad de unos 40.320 Km/h.

A la inversa, un objeto lanzado dede la tierra escaparía de esta si llevase una velocidad inicial de esos mismos 40.320 Km/h.

Por esta razón, a esa velocidad se le llama, precisamente, "velocidad de escape".

Si el radio de la tierra fuese menor (con la misma masa), la velocidad de escape sería mayor. Si llevamos esto a sus últimas consecuencias, resulta que para toda masa existe un radio límite caracterísitco, para el cual la velocidad de escape es igual a la velocidad de la luz.

Como no se puede superar la velocidad de la luz, una masa que esté concentrada en un volumen inferior a este límite no dejará escapar nada. Eso es un agujero negro.

Por qué pueden crear agujeros negros

De esta idea unos tipos se sacaron el siguiente planteamiento:

Si lanzas una partícula contra otra con mucha fuerza, es posible que se aplasten tanto que superen el radio límite que hemos comentado y se transformen en un micro-agujero negro.

Como, por definición, un agujero negro no deja escapar nada, lo único que este puede hacer es crecer. Atraería a otras partículas a su alrededor e iría engordando. Su radio crecería mientras iba cayendo al centro de la tierra devorando cada vez más materia hasta que se tragase todo el planeta.

Donde antes había un bonito planeta azul y blanco ya solo quedaría una pequeña esfera de negrura total.

¡Paren las máquinas! Gritaron ¡El LHC destruirá el mundo!

Pero los físicos no han hecho ni caso, y se empeñan en sus siniestros experimentos. Como guión de serie B no está mal, pero la realidad no funciona así.

Por qué NO pueden crear agujeros negros.

Para empezar, estos tipos son ya unos viejos conocidos, y hace tiempo que se oponen a cada acelerador que se proyecta. Cada vez que han dicho que etsa vez sí que era el fín han fallado. Pero el que siempre hayan fallado no significa que no acierten esta vez.

Su principal problema de cara al públicones que ni ellos mismos saben hasta qué punto es posible lo que dicen, no aportan ninguna prueba y, sobre todo, no son capaces de decidir cuánta energía haría falta para su supuesto apocalipsis. Pero que ellos no sean capaces de saberlo no significa que no pueda pasar.

El supuesto agujero negro sería realmente pequeño. Tan pequeño, de hecho, que hay físicos que opinan que no puede existir nada de ese tamaño. Que no existe el mismo concepto de distancia o tamaño a esos niveles. Pero es simple teoría, nadie sabe realmente lo que pasa a esas escalas, y podría no ser cierto.

El famoso Stephen Hawking descubrió hace tiempo que, por un elegante efecto cuántico, todos los agujeros negros emiten radiación (a la que se llama, por razones ovbias, "Radiación de Hawking"). En realidad no la emiten directamente, sino que es algo que ocurre justo en su "horizonte de sucesos", pero el caso es que sale radiación desde ellos y pierden masa a cambio. Si un agujero negro es de tamaño "normal" (es decir, a escala astronómica) emitirá muy poca radiación que se compensará ampliamente con lo que absorva gravitatoriamente de su alrededor. Cuanto más pequeño es el agujero negro, más radiación emite y menos absorve del exterior. Si es demasiado pequeño emitirá radiación y se hará menor, con lo que emitirá aún más radiación y se hará aun menor... Cada vez más deprisa.

Si la masa de un agujero negro se mide "solo" en millones de toneladas, su tiempo de vida se mide en segundos.

Un hipotético agujero negro de tamaño subnuclear tendría sus nanosegundos contados.

Pero Hawking, con todo lo listo que es, podría estar equvicado.

Ahora, en serio ¿Por qué no pueden crear agujeros negros?

El LHC es el mayor acelerador jamás construído por el hombre. Algunos opinan que, dado el dineral que valen estas cosas, quizás sea el mayor que se construya jamás.

Pero la naturaleza, como casi siempre, nos lleva la delantera.

No está muy claro cómo se lo monta, aunque parece que los inmensos campos magnéticos de las galaxias podrían acelerar partículas en el espacio, pero el caso es que contínuamente llegan a la tierra protones acelerados con energías monstruosas (millones de veces mayores que las del acelerador) que dejan al LHC, en comparación, como una especie de lento tiovivo para protones aburridos.

Estas partículas, llamados "Rayos Cósmicos" llegan contínuamante a la Tierra, la Luna, el Sol y los planetas, impactando con otras partículas como millones de experimentos del LHC.

Y, hasta ahora, ninguno se ha converido en un agujero negro...

(6223 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (1/12) Posts Anteriores
PCMS 2004