Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

El Futbolín

Lo que se siente en el pub "La Rocka" por el futbolín es verdadera devoción. Va más alla de la religión, la política o incluso el propio fútbol.

A ver, que si no es que no se entiende. El otro día había allí solo 14 personas, contando al camarero (Si, es que ese "el otro día" era un lunes).

Pues de esas 14 personas, tres NO estaban esperando turno para el futbolín.

Una de las razones por las que vamos allí es ese futbolín. Otra de las razones es la cerveza en jarra, pero de eso hablaré otro día.

Lo que pasa es es que, supongo que precisamente por esa devoción casi religiosa, los que juegan allí suelen ser muy buenos, con lo que acabamos jugando muy poco.

(Entonces nos vamos al "Van Gogh" que, a pesar de tener un futbolín peor, está más libre).

Mi problema es que soy muy malo a este juego.

Si, bastante peor de lo que te estás imaginando en este momento.

Un poco peor que eso.

¡Eh! ¡Tampoco tanto!

La Tecnica del Mono Borracho

Mi tecnica de juego ha sido bautizada por F. como la "Tecnica del Mono Borracho".

La "Tecnica del Mono Borracho" es una sofisticada estrategia de juego, en la que se enlazan un cierto estado espiritual y mis habilidades personales con las circustancias ambientales y de juego, creando una sinergia estocástica de consecuencias fractalizantes.

Es decir, que consiste en mover los jugadores histericamente con la esperanza de golpear la bola y que esta, a veces, se mueva en una dirección más o menos correcta.

Se llama "Tecnica del Mono Borracho" porque, si tu agarras un chimpacé, lo emborrachas y lo pones a jugar al futbolín, lo haría de un modo bastante parecido.

Lo bueno de esta tecnica es que, cuando entra un gol, tú mismo eres el primer sorprendido.

Lo malo es que esto no suele ocurrir.

Pero, eso sí, nos reimos mucho.


(4492 visitas a este artículo)

Como todos los años...

Ya está.

Ya empezó la cuenta atrás.

Ya tenemos encima la Navidad.

Con sus villancicos, su portal de Belén, su lotería de navidad su árbol...

Pero, como lo de quejarse de lo chunga que es la navidad está muy visto y, además, es muy antisocial, mejor pongo un chiste:

Jaimito escribe una carta en Navidad:

"Queridos Reyes Magos:
Este año me he portado muy bien y espero que me traigais una bicicleta."

Al dirigirse a dejar la carta, junto al pesebre ve el rostro de la Virgen María que lo mira fijamente. Arrepentido, rompe la carta y escribe una nueva:

"Queridos Reyes Magos:
Este año me he portado aceptablemente bien y espero que me traigais una bicicleta."

Nuevamente se dirige al pesebre y siente la mirada de la Virgen María; duda un momento y rompe la carta, para escribir otra nueva:

"Queridos Reyes Magos:
Este año no me he portado muy bien, pero si me traeis una bicicleta prometo que el próximo sí lo haré."

Se dirige al pesebre y nuevamente siente que la Virgen María lo observa; se detiene y piensa un segundo; toma la carta; la rompe; toma la figura de la Virgen María; la encierra en el ropero y escribe:

"Jesús:
Tengo a tu madre. Si quieres volver a verla, deja una bicicleta junto al árbol."

Bueno, tiene gracia. Digo yo.

(2515 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (1/1) Posts Anteriores
PCMS 2004