Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

El bazar

Kin Shi Huang (el nombre es inventado) es uno de esos inmigrantes chinos que, contra toda probabilidad, han acabado en Granada.

Salvo por los cuatro o cinco términos más habituales, su dominio del idioma de su patria adoptiva es francamente malo. A pesar de ello, Kin Shi Huang es un tipo inteligente, y se maneja bastante bién en este país.

Cuando Kin Shi Huang decidió montar un negocio no tuvo demasiadas dudas sobre a qué se iba a dedicar. La comunidad china en esta ciudad tiene una considerable experiencia en ese tipo de tiendas que ofrecen cualquier cosa imaginable (y alguna inimaginable) a precios ridículos (Cuando usábamos pesetas se llamaban tiendas de "todoacién", pero la llegada del Euro complicó notablemente la nomenclatura). La experiencia es un grado, y conocer los canales de distribución y esas cosas facilita mucho el trabajo. Además, habida cuenta del problema idiomático, siempre es mejor tener que negociar con aguien que comparta tu lengua.

Juan Carlos (el nombre también es inventado) es rotulista y Granadino (bueno, en realidad, nació en Lanjarón, en la Alpujarra granadina). Hace cosa de treinta años que se dedica a esto de pintar carteles, anuncios y rótulos. Antes fué ayudante de rotulista y, antes incluso, aprendiz de rotulista. Está muy orgulloso de su trabajo. Sobre todo del rótulo de un prostíbulo que hizo un día que estaba especialmente inspiardo, decorado con siluetas de mujeres desnudas que había copiado de una película de James Bond (le dijeron que incluso un concejal alabó su trabajo).

Kin Shi Huang quería para su tienda un nombre exótico, que tuviese el aroma de la ruta de la seda, el sonido del puerto de Shangai, los colores del mercado de Macao (dode se puede compar desde una taza para el té a un filtro de amor).

Juan Carlos puede estar también orugulloso de su trato a los clientes. Se amolda a su gusto y su presupuesto con la flexibilidad de un guerrillero, y sabe captar al instante qué es lo que un comerciante quier ver en su fachada. El único problema que suele tener es que se lía bastante con las ces, las eses y las zetas: Juan Carlos cecea con ese peculiar acento alpujarreño y, en Granada, normalmente, la gente sesea. Tiene que tener mucho cuidado con eso, como el día que puso "Artículos de casa", en lugar de "Artículos de caza. El tipo se cabreó bastante (y Juan Carlos, en el fondo de su mente, le dió la razón).

"Bazar". El nombre comenzaría con "Bazar". Eso siempre suena muy exótico.

Kin Shi Huang barajó montones de nombres, y al final se quedó con uno que le pareció perfecto: Su tienda se llamaría "Bazar el rincón oriental". Le encantó como sonaba.

Pero ahora están Kin Shi Huang y Juan Carlos frente a frente, y ambos hacen verdaderos esfuerzos para entenderse:

Cuando Juan Carlos ha preguntado, por enésima vez "¿Como ice usté que quiere decí?", Kin Shi Huang, haciendo acopio de toda su dicción hipánica, ha respondido separando y definiendo las sílabas hasta que casi podían verse brillar en el aire: "E nombre que io quero que ponga es "bazá e rincón orintal". La cosa era peliaguda, pero tras una hora de difícil conversación, han llegado a un acuerdo. Juan Carlos, sin mucha convicción, ha escrito el nombre en una hoja de papel, y Kin Shi Huang, tampoco demasiado convencido, se ha mostrado satisfecho.

Un par de días más tarde, el predecible resultado resplandece sobre la fachada del Bazar de Kin Shi Huang:

Bazar El Rinconorinta

Cosas que pasan.

Aviso a navegantes: El bazar y su nombre existen realmente (no es Photoshop ni nada de eso). Todo lo demás es fruto de mi mente perturbada: Paso por ahí a menudo, y el nombre sugiere que hay una historia de barreras idimáticas detrás...
(15014 visitas a este artículo)
PCMS 2004