Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Panic mode

El calabozo estaba repleto de indescriptibles herramientas de tortura. En una mesa cercana esperaba, púlcramente ordenada, la más siniestra colección de instrumentos afilados que podría haber imaginado la retorcida mente de un sádico.

Tras haber atado al indefenso Allan Psicobyte al Potro del Horror, la maligna "Doctora No" tomó en sus manos una jeringa cromada llena de algún fluído diabólico y, con mirada torva, procedió a inyectarle el ambarino líquido a su víctima, presionando lentamente el émbolo metálico.

Los segundos pasaron lentamente, mientras la droga actuaba (inevitable como la muerte, insidiosa como un escorpión) sobre su sistema nervioso.

La doctora presionó un interruptor con una sádica sonrisa. Un torno eléctrico comenzó a girar, chirriando amenazadoramente, acercándose al rostro aterrorizado de Allan...

Allan Psicobyte en el dentista

Vale, lo admito: He exagerado un poco. Pero es que el dentista sigue dándome pánico...

(9289 visitas a este artículo)
Dirección de TrackBack: http://www.psicobyte.com/trackback/panic_mode
Comentarios:
# [31 de Marzo de 2007 a las 13:00] NaaN
A mí me gusta mucho ir al dentista, de hecho tengo que ir cada 15 días para que me apriete la ortodoncia. Me llama princesa, cariño, bonita, y me trata con mucha dulzura.
Añadir comentario
No admite etiquetas HTML.
El correo electrónico no se mostrará.
PCMS 2004