Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Perverso Internet

Me entero por el Camarada Bakunin de la delirante noticia que publica 20 minutos con el título "Mi hija está embarazada, la culpa la tiene internet".

Mi primer impulso ante ese titular es pensar en una versión cyberpunk de la Segunda Venida y el Fin de los Tiempos pero, al leer la noticia, veo que los tiros van por otro lado.

La mancheta de la noticia ya dice lo siguiente:

  • Casi la mitad de las adolescentes embarazadas de Shangai encontró a su pareja por internet.
  • La mayoría de los chicos desaparecen cuando se enteran de que van a ser padres.
  • Echan la culpa a las páginas de internet para adultos, los vídeos y los libros.

En el cuerpo, por otro lado, nos enteramos de que esto es lo que opina un tal Zhang Zhengrong, "médico que supervisa la línea de asistencia para adolescentes embarazadas de la ciudad", y que los porcentajes corresponden a las llamadas a esa línea.

Suponiendo que las cifras (46%) sean realmente las que dicen (lo cual es un acto de fe de la categoría de la Santísima Trinidad), la decencia estadística no permite que asimile libremente el grupo "adolescentes embarazadas" al de "adolescentes embarazadas que llaman a esa línea de asistencia".

Supongamos, por poner un caso extremo, que el número de teléfono de esa línea sólo pudiese encontrarse buscando en Internet, o que se recomendase insistentemente en los chats de adolescentes. O, simplemente, que la mitad de las chicas de Shangai prefiera ligar por Internet.

La alusión a las terribles páginas para adultos (supongo que se refiere al porno), el perverso vídeo (que debe ser el mismo que mató a la estrella de la radio en 1981) y los infames libros (si ya lo decía Bradbury) sólo se matiza un poco cuando recomienda a "padres, profesores y a la sociedad a prestar más atención a la educación sexual".

Porque, como dice al final del artículo:

Un sondeo del hospital de Zhang encontró que sólo el 7,9% de los padres entrevistados hablaban con sus hijos sobre sexo y que el 79% de los estudiantes secundarios y universitarios dijeron que habían aprendido en internet sus ideas sobre sexo.

Sin dejar de recordar el escaso valor estadístico de los datos ¿No suena todo esto a desastre educativo más que a perversidad internetera?

Por mi parte, creo que la culpa de todo la tiene el gobierno chino, que el año pasado prohibió la fabricación de condones con la efigie de Mao, con lo que desmotivó a los buenos comunistas del uso de este adminículo...

Básicamente, es una deducción igual de lógica...

(5681 visitas a este artículo)
PCMS 2004