Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Plata para el uranio

Isótopos

Los elementos se definen por su Número atómico (es decir, por el número de protones que tienen). Los distintos isótopos de cualquier elemento tienen el mismo número de protones (y, por tanto, el mismo número atómico), pero distinto número de neutrones (lo que significa distinto Peso atómico).

Todas las propiedades físicas y químicas de un elemento (al menos, a nuestra escala) dependen casi exclusivamente del número atómico, por lo que, a efectos prácticos, todos los isótopos se comportan igual. Es sólo en casos muy particulares, como en las reacciones nucleares, cuando tiene verdadera importancia de qué isótopo se trata.

Uranio 235

Durante el proyecto Manhattan para la construcción de la primera bomba atómica, los técnicos tuvieron que enfrentarse a multitud de dificultades. Una de ellas (y no la menor) era que necesitaban cincuenta kilos de un isótopo de uranio muy concreto, el U235. Pero el uranio no se presenta en la naturaleza en paquetes separados conteniendo distintos ístopos, si no que están mezclados. De hecho, solo el 0,7% del uranio natural es U235. Es decir, que para su bomba, los técnicos necesitaban un isótopo muy concreto (y raro) pero no sabían cómo separarlo del resto del uranio.

Pero, a pesar de que, como te decía antes, sean casi exactamente iguales, los isótopos con distinto peso atómico, como estarás suponiendo, no pesan lo mismo. La diferencia es muy pequeña, pero se pueden ingeniar sistemas para aprovecharla.

Concretamente, en la planta secreta de alta seguridad de Oak Ridge ingeniaron un sistema de separación usando un campo mágnético.

El mayor electroimán del mundo

La idea era construir un gran electroimán y hacer pasar el uranio (en realidad, un compuesto gaseoso de uranio) por el campo magnético. Al tener pesos distintos, los diferentes isótopos se desviarían más o menos en función de ese peso.

El siguiente porblema al que se enfrentaron es que no exsitía ningún electroimán como el que necesitaban. Iban a tener que construir el electroimán más grande que jamás había existido hasta el momento.

Un electroimán puede sonar a tecnología punta pero, a los efectos de este post, no es más que muchos metros de cable bobinados en torno a un núcleo metálico.

¿Cuanto cable has dicho?

Cuando los constructores solicitaron una cantidad brutal de cable de cobre para su imán, la marina les respondió que estaban en plena guerra, no disponían del suministro necesario y que tendrían que apañarse con otra cosa.

¿Otra cosa? El cobre es indispensable en cualquier aparato eléctrico (como por ejemplo, un electroimán) por su baja resisitencia (Es el segundo mejor conductor de la electricidad). El electroimán de Oak Ridge era tan grande que, aún estando bobinado en cobre, iba a necesitar casi una piscina para refrigerarlo. Ni soñar con construirlo con otro conductor.

Seguro que ya te has dado cuenta de que he dicho que el cobre es el segundo mejor conductor. ¿Cuál es el primero? ¿Se podría usar para el imán?

Alguien más en Oak Ridge pensó en ello y propuso actuar.

El mejor conductor de la electricidad, incluso un 10% mejor que el cobre, es la plata.

Unas onzas de plata

Como supondrás, en circunstancias normales nadie pensaría seriamente en reemplazar cable de cobre por plata. Pero las circunstancias en Oak Ridge no eran, ni mucho menos, mormales.

Al parecer, un coronel se dirigó al secretario del tesoro de los Estados Unidos, le explicó la situación y le pidió que les prestara algo de la plata que tenían guardada en Fort Knox.

Dicen que el secretario ni se inmutó ante la petición. Despues de todo ¿Quién iba a robar la plata de una instalación militar secreta de alta segurdad? Lo único que parece que perturbó al secretario fué, cuando le indicaron la cantidad que necesitaban, la unidad de medida empleada por la marina.

Cuando le pidieron nada menos que 15.000 toneladas de lingotes de plata para convertirlas en cables, dicen que el secretario del tesoro contestó:

"Joven, cuando hablamos de plata el término que preferimos utilizar es onzas".

Como sé que eres bastante friki he hecho el cálculo, y me salen algo más de 482 millones de onzas.

Al final, el Tesoro de los Estados Unidos concedió la autorización, los camiones con la plata salieron para Oak Ridge y los técnicos construyeron su electroimán enrrollado en 15.000 toneladas de cable de plata, para conseguir, por fín, sus 50 kilos de uranio...

(5228 visitas a este artículo)
PCMS 2004