Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Semana Santa

Semana Santa, fiesta religiosa y espiritual donde las haya.

No hay Católico-Apostólico-y-Romano de bién que no sienta bullir la sangre y agitarse el espíritu al olor de la cera quemada.

La luz de los cirios. El gesto adusto de los penitentes. La apasionada voz de las saetas. Señoras con mantilla. Bandas de viento-metal y percusión. El crepitar de las hogeras. Frailes, curas y monjas de todo tipo.

Cristo y su madre, redivivos por la gloria de la madera policromada, se muestran ante los devotos fieles. Rememorando los más gloriosos episodios del calvario y la resurección del señor de los cristianos.

Y, parafraseando la vieja canción, los santos, que salen de paseo.

Y aquí me tienes a mí: Entre tanta devoción y espiritualidad, y deseando quitarme de enmedio.

Claro, es lo que tiene el ateismo: Que, en fechas como estas, te dá por cosas como escuchar al viejo Krahe. Es que no hay respeto...

El cromosoma

(Javier Krahe)

Hace tiempo que me importa un comino
que el último jalón de mi camino
caiga lejos de Roma,
hace tiempo no juego al acertijo
tan esdrújulo de un padre y un hijo
y una blanca paloma.

Y lo cierto es que no me desespero
desde el día que al célebre madero
lo comió la carcoma
pero si me preguntan y lo digo
aparte de algún que otro íntimo amigo
todos creen que es broma.

Y como con eso no se bromea
esperan que Dios me dé con la tea
de churruscar Sodoma
o que al menos diga yo reconfortante
que me he hecho mahometano o protestante
hablamos otro idioma.

Pues nada más que eso me faltaba
que tuviera que asirme a la chilaba
del profeta Mahoma
ni a tripa de Lutero ni aun de Buda
prefiero caminar con una duda
que con un mal axioma.

Porque dudo que al final de este asunto
la cosa no se acabe con un punto
sino con punto y coma
y no espero un cielo o un infierno
no más confío en que seré algo eterno
gracias al cromosoma.

Tranquilo puedo vivirme mi historia
sabiendo que a las puertas de la gloria
mi nariz no se asoma
la muerte no me llena de tristeza
las flores que saldrán por mi cabeza
algo darán de aroma.

Como la letra, así, sin música, pierde mucho, con mi habitual generosidad te doy la opción a descargartela en MP3 (Mucho ojito, que son tres Meguillas).

Otros post en este blog que hacen alusión a este:
(5203 visitas a este artículo)
PCMS 2004