Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Solo no puedes...

Solo, no puedes...
...Con amigos, sí.

Esta frase, del programa "La bola de cristal", me trae muchos recuerdos de mi infancia. Y, además, hoy viene muy al caso...

Como recordarás, el otro día te hablaba de la tragedia del oxígeno. Dije entonces que, al incrementarse la proporción de oxígeno en la atmósfera y los océanos, casi todas las bacterias anaerobias se extinguieron.

Pero esto no es del todo cierto.

Veamoslo despacio:

Mientras el oxígeno se incrementaba lenta y peligrosamente, teníamos, a grandes rasgos, tres tipos de bacterias flotando en los océanos:

  • Bacterias fotosintéticas, que generaban oxígeno al "alimentarse" de la luz del sol.
  • Bacterias aerobias, que podían usar el oxígeno para obtener energía.
  • Bacterias anaerobias, para las cuales el oxígeno era tóxico, y cuyo futuro se pintaba bastante negro....

Y así estaban las cosas, hasta hace aproximadamente unos 2000 millones de años. Que fué cuando ocurrió otra de esas cosas casi mágicas.

Mitocondrias

Resulta que una de esas bacterias anaerobias "se tragó" a una bacteria aerobia.

Esto no es nada sorprendente, ya lo habían hecho (y lo seguirían haciendo) muchas veces durante mucho tiempo. La diferencia es que, esta vez, la bacteria anaerobia no digirió a su nueva colega, sino que fué capaz de mantenerla con vida en su interior. El proceso que dió lugar a esto no está nada claro, pero, más o menos, consite en que la anaerobia tenía algo así como una vacuola en su interior, y dentro de esta vacuola había una bacteria aerobia.

Para la bacteria aerobia "atrapada" este trato era muy conveniente: Estaba bién resguardada y protegida dentro de su huésped, sin tener que someterse a las inclemencias y peligros del mundo exterior.

Y para la bacteria anaerobia, el negocio era inmejorable: De su nuevo socio obtenía energía. Ella misma no era capaz de usar el oxígeno, de modo que dejaba ese trabajo a la bacteria aerobia, llevandose una "comisión" por el hospedaje.

Y este fué el incio de lo que llamamos célula eucariota, y la primera célula animal.

Comparación entre una célula procariota y una célula eucariota

Veamos esto: Las células se dividen en Procariotas y Eucariotas.

Procariotas son las que, como en el caso de las bacterias, no tienen núcleo ni orgánulos internos.

Eucariotas que, como en tus propias células, tienen un núcleo y diversos orgánulos internos.

Para aclarar un poco esto, te he puesto aquí a la derecha una imagen esquemática (robada y ligeramente modificada de esta página) en la que se pueden ver claramente las diferencias entre uno y otro tipos de célula.

Como puedes ver en el esquema, la célula eucariota (mitad superior izquierda) es bastante más compleja que la célula procariota (mitad inferior derecha). Además, el ADN de las células procariotas forma un anillo, mientras que en las eucariotas se encuentra en el núcleo formando, normalmente, varias estructuras independientes llamadas cromosomas. Las eucariotas también suelen ser más grandes, pero eso no se vé en el esquema...
 

Con el paso del tiempo, esta asociación se haría cada vez más estrecha: La Bacteria aerobia iría perdiendo poco a poco muchas de sus funciones celulares, que quedarían a cargo del huesped anaerobio.

Y, al final, al día de hoy, estas bacterias anaerobias forman parte de todas las células procariotas (si, de las tuyas también), reciben el nombre de mitocondrias (esas estructuras que, en el dibujo de arriba, tienen forma de habichuela y color verde) y son, como hemos visto, el orgánulo que la célula usa para respirar. Lo interesante es que, a pesar de formar parte integrante de la célula, sigue teniendo su propio ADN, independiente del del resto de la célula, que es más parecido al de las bacterias que al de las células eucariotas.

Cloroplastos

Pero esa no fué la única vez que ocurrió algo parecido.

No mucho después, una de estas proto-eucariotas repitió el experimento, pero esta vez "tragandose" una bacteria fotosintética (probablemente una cianobacteria), que siguió un proceso parecido al anterior convirtiendose en otro orgánulo, y confirió a la célula la facultad de efectuar la fotosíntesis.

Este nuevo orgánulo es lo que llamamos cloroplasto, y es la característica fundamental de las células vegetales: Ya tenemos la primera planta.

En resumen

La aparición de la fotosíntesis (y su subproducto: el oxígeno) provocó cambios drásticos en el medio ambiente y en la vida. Hace unos 2000 millones de años, y gracias al "asociacionismo bacteriano" que hemos visto, apareció en la Tierra la célula eucariota y, por ende, los reinos animal y vegetal. Si miras en cada una de tus células verás, en realidad, una beneficiosa asociación de bacterias que lleva unos 2000 millones de años funcionando.

Pero aún nos queda descubrir otro impotantísimo (quizás el más importante) paso evolutivo que se dió en esa época, para completar el cierre de esta especie de serie que me está saliendo. Pero eso lo veremos otro día.

El próximo día, habaremos de sexo.

Otros post en este blog que hacen alusión a este:
(188333 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (3/3) Posts Anteriores
PCMS 2004