Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Disculpas aceptadas

No se si te habrás enterado, pero en USA hubo unas elecciones en las que se dicidía quién sería el amo del mundo por los próximos años. Elecciones que ganó, aunque sea por los pelos, este tipo.

Lo curioso es que los americanos (y el resto del mundo) ya habían tenido a ese tipo de presidente, con lo que no pueden alegar ignorancia sobre las consecuencias de sus votos.

Quizás hayas visto por ahí que, a raiz de ello, muchos de sus conciudadanos se sintieron algo avergonzados, y pidieron disculpas por medio de fotografías en esta página.

Pongo todo esto, que seguro que ya has visto en cientos de páginas, porque me acabo de encontrar una página con la respuesta a esa petición de perdón: Apologies accepted.

Si es que parece que, en internet, todo el mundo es muy educado.

(6151 visitas a este artículo)

Fin de semana ajetreado

Efectivamente, este fin de semana has sido bastante ajetreado.

Li, como todos los años por estas fechas, ha cumplido un año más. Lo hizo el sábado, para ser más concretos (aunque la celebración del evento fué el domingo).

El mismo sábado, y a modo de regalo, la llevé (por sorpresa y a traición) a unos baños árabes.

Estos consisten en un local saturado de vapor, donde vas cambiando entre varias pequeñas piscinas a distintas temperaturas (desde "bastante fría" a "jodidamente caliente"), y hay unos masajistas que se ocupan en manipular tu espalda de formas que se alternan entre lo indecentemente placentero y lo cruelmente sádico.

Después de esto, y por continuar con la cosa árabigo-andaluza, fuimos a una tetería a merendar en un ambiente relajado (por aprovechar la inercia de los baños).

Relajados, muy relajados...

La noche acabó cenando en una pequeña pizzería un poco kitsch y, después, una copita sentados en sillones de mimbre.

En resumen: Un sábado calmado, tranquilo y relajante sólo para nosotros dos. Parece que a Li le gustó su regalo.

El domingo, tal y como Li había previsto, nos reunimos un montón de amigos (aunque faltaron algunos) para celebrar una merienda. Cafés y tés de distintas clases y una montaña de pasteles, galletas y dulces.

Lo que Li no había previsto es que todo el mundo parecía tener bastante prisa, y se fueron marchando poco a poco y discretamente...

...Para reunirse en casa de otro amigo donde, cuando Li fué llevada con una prosaica escusa, le esperaba una fiesta sorpresa, con alcohol, papafritas y otras porquerías similares.

Fiesta Sorpresa

Parece que le hizo bastante ilusión.

(4487 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (1/1) Posts Anteriores
PCMS 2004