Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Ya habemus

Y las sandalias son para....

Joseph Ratzinger
Joseph Ratzinger

Enhorabuena al ganador y a toda la Iglesia Católica.

No comento nada sobre este tipo, que luego dicen que siempre critico.

(Gracias a mewt por informarme el primero via comentario al post anterior, y a todos los que han corrido a avisarme por otros medios)

(7489 visitas a este artículo)

Ofensivo

Estoy bastante aburrido de recibir comentarios y correos de personas ofendidas por algunos de mis posts.

En serio, de verdad. Te doy mi palabra de honor. En este post no trataba de ofender a los católicos. Tampoco trataba de resultar ofensivo en este otro. Ni siquiera en este último quería ofender a nadie.

En general, y pese a lo que crean los que me comentan o escriben indignados, trato de ser divertido, didáctico, entretenido, o lo que sea (otra cosa será si lo consigo o nó). Pero no busco ofender a nadie.

Excepto precisamente ahora.

Obispo sobando a monja semidesnuda, solo para ofender

Si, esta ridícula imagen, además de ser un montaje de photoshop francamente cutre, un chiste realmente malo, y no tener ni chispa de gracia, está hecha con la deliberada intención de resultar ofensiva.

Y no tengo nada más que añadir.

Otros post en este blog que hacen alusión a este:
(35708 visitas a este artículo)

Munchkin

Creo recordar que lo descubrí en el blog de pjorge, y me entró algo de curiosidad. Algunos días después ví que lo estaban jugando en casa de unos conocidos, y tenía pinta de divertido.

Encontré, por casualidad, uno bastante baratito (12 Eurillos, aún pienso que el tipo de la tienda se equivocó) y empezamos a probarlo.

Partida de Munchkin

Se trata de un juego de cartas que es, a su vez, una parodia de una partida de rol (Concretamente, de una partida de Dungeons & Dragons). Y una parodia muy divertida.

Probablemente esta sea la mayor pega de este juego: Si no sabes nada de juegos de rol, sigue siendo divertido, pero no entenderás muchos de los chistes.

Otra pega son las reglas, que a menudo resultan poco claras.

Puedes enfrentarte a monstruos como los "3872 Orcos", el "Cenador Salvaje", la "Planta en un Tiesto" o el "Troll de Lista de Correo". Puedes obtener armas y objetos mágicos tan poderosos como el "Báculo de Napalm", las "Botas de Invocación de Hemorroides" o la "Espada Emasculadora". Puedes padecer (o arrojar) terribles maldiciones como "Te ha Salido un Pollo en la Cabeza" o "Cambio de Sexo".

Si el juego te interesa, tienes una crítica más detallada en Psychocorp.

Como nota final: Unas funditas de plástico para las cartas no vienen nada mal. Las bebidas, los jugadores patosos, y las cartas de cartón no se llevan nada bién.

(14604 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (1/1) Posts Anteriores
PCMS 2004