Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Hay grandeza

Hay grandeza en esta concepción de que la vida, con sus diferentes fuerzas, ha sido alentada por el Creador en un corto número de formas o en una sola, y que, mientras este planeta ha ido girando según la constante ley de la gravitación, se han desarrollado y se están desarrollando, a partir de un principio tan sencillo, infinidad de formas las más bellas y portentosas.

Intenta mirar hoy el mundo con esos ojos.

Tanto si lo logras como si no, feliz día de Darwin.

(5556 visitas a este artículo)

Eluana Englaro

Habla El País de [...]Eluana, la joven italiana que consiguió morir ayer[...], mientras que El Mundo afirma que [...]Eluana Englaro murió ayer [...]. La Rioja.com, por su parte, habla de que [...]por fin descansa en paz[...]

Aparte de las no-tan-sutiles expresiones que indican de qué lado está cada uno en el debate que se ha montado, todos caen en el mismo error:

Ni se ha acabado con sus sufrimiento, ni con su vida.

Eluana Englaro murió hace 17 años.

(4302 visitas a este artículo)

Mi pequeño friki

Cuando madurabas, dejando la infancia para ascender a la adolescencia, abandonaste todos aquellos "Mi pequeño pony" en dios sabe que rincón.

Cuando desdenciste de nuevo camino del frikismo ¿Que hacer con todos esos caballitos?

Aquí tienes la respuesta.

Y, aquí, un par de ejmplos:

Mis pequeños Batman y Robin
Mis pequeños Batman y Robin
Mi pequeño Stormtrooper
Mi pequeño Stormtrooper
(4869 visitas a este artículo)

El fin de Internet

Su búsqueda - porn - no produjo ningún documento.
Evidentemente, es un montaje.
(4463 visitas a este artículo)

Los tres marinos

Era una mesa en una taberna en un puerto, cerca del lugar que luego se llamaría Constantinopla.

El viento y la lluvia habían golpeado el bósforo todo el día, barcos de todas partes se habían refugiado en el puerto, y marinos de todos los países se habían refugiado en la taberna.

A veces, en ciertos lugares, cuando el atardecer cae, en el límite entre el día y la noche, en la frontera entre dos mares, es tiempo propicio para que mundos distintos se encuentren.

Quizás fue por eso por lo que, en aquella mesa en una taberna en un puerto, cerca del lugar que luego se llamaría Constantinopla, se encontraron los tres hombres.

Los tres eran marinos que habían explorado tierras desconocidas, habían conocido gentes extrañas, y se habían enfrentado a maravillas indescriptibles. Los tres, también, se hallaban lejos de sus hogares, sus amigos, sus familias.

Hablaron largamente esa noche; y bebieron, y rieron y brindaron, y lloraron.

Y a la mañana siguiente se abrazaron, se besaron, se despidieron, y partieron; sabiendo que jamás volverían a verse.

Y, mientras sus respectivas naves cortaban las olas en busca de tierras desconocidas, gentes extrañas y maravillas indescriptibles, cada uno de ellos meditaba sobre el encuentro de esa noche.

El primero de ellos, mientras sus compañeros recogían los remos y extendían las velas, musitaba para sí mismo: "En cierto modo, creo que todos los hombres somos, en realidad, el mismo hombre; y que todos los viajes son también el mismo viaje".

Otro le dijo a su timonel y confidente: "Esta noche, hablando con esos dos desconocidos, he aprendido más de mí mismo que durante todos mis viajes".

El tercero habló al mar y al viento, en pié a la proa de su barco: "El hombre que ha mirado a los ojos de otro y se ha visto a sí mismo, ha llegado más allá de lo podría navegar hasta borde del mundo".

Sus historias no lo cuentan, pero ese fue el día en que Jasón, Simbad y Ulises decidieron que era hora de regresar a casa.

(4898 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (2/3) Posts Anteriores
PCMS 2004