Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Criticáis

Criticáis
(3549 visitas a este artículo)

2013-12-11 10:09:08

En el momento de publicar esto, la fecha es exactamente la del título.

Pues eso, una fecha curiosa.

(13430 visitas a este artículo)

Ciclo de vida de una noticia en twitter

  • Ocurre algo
  • Alguien se queja de ese algo en twitter
  • Alguien más también se queja de ese algo en twitter
  • Alguien propone un hashtag de twitter para quejarse de ese algo
  • Alguien se queja en twitter de los que sólo se quejan en twitter
  • Alguien se queja en twitter de los que sólo se quejan en twitter de los que se quejan en twitter de... ...me he perdido
  • Alguien dice en twitter que alguien debería hacer algo
  • Alguien en twitter responde que no se puede hacer nada
  • Alguien más continúa quejándose de ese algo en twitter
  • Alguien hace chistes sobre ese algo en twitter
  • Alguien protesta por twitter diciendo que no es tema para hacer chistes
  • Alguien dice en twitter que está a favor de ese algo
  • Alguien se enfrenta en twitter al que dice estar a favor de ese algo
  • Se monta un flamewar en twitter sobre ese algo
  • Se empieza a olvidar en twitter ese algo
  • Alguien en twitter continúa quejándose de los que sólo saben quejarse en twitter
  • Ocurre otro algo
(7127 visitas a este artículo)

Pi Mondrian

Del mismo modo que me atreví a hacer una incursión en el mundo de la literatura, ahora me he atrevido con el de la pintura.

Y, del mismo modo que entonces, he vuelto a hacer trampas.

Si cuando quise escribir hice un programa para que escribiera por mí, ahora, en lugar de pintar un cuadro, he escrito un programa que pinta cuadros.

Primera obra de Pi Mondrian
Primera obra de Pi Mondrian

Concretamente se trata de un programa en python que usa los dígitos de Pi (extrayéndolos de un archivo) para generar cuadros "al estilo" de Piet Mondrian. Dicho esto, es evidente que el programa no podía llamarse de otro modo que PiMondrian.py

Proceso de creación

El algoritmo de generación funciona recursivamente, primero dividiendo el lienzo en dos rectángulos, luego dividiendo cada uno de ellos en otros dos, y así sucesivamente, tantas veces como se le haya indicado (en principio, hay cinco "generaciones" de rectángulos).

Para ello, en cada división, va extrayendo dígitos de Pi de tres en tres.

El primero de cada grupo de tres es usado para decidir en qué posición se colocará la línea divisoria. Por ejemplo, si el dígito es 3, la división se coloca a 3/10 de la distancia total (si el dígito es 0, se asigna toda la distancia, lo que crea una duplicidad redundante que no es muy relevante para nuestro quehacer artístico).

Los otros dos dígitos de la terna extraída se usan para decidir el color de cada uno de los nuevos rectángulos.

Para la elección de los colores se sigue un criterio observacional, por el que el más usado por Mondrian es el blanco y el menos usado el amarillo. De este modo, el programa tiene una tabla que asigna colores según esta receta:

0,1,2Blanco
3,4Rojo
5,6Azul
7,8Negro
9Amarillo

Por supuesto, se trata de otro experimento (bastante simplón) de arte autogenerado. Al contrario que el programa que generó mi popular e interesante libro "Los diez mil primeros dígitos decimales de Pi", este es totalmente determinista y no deja nada al azar. Cada vez que se ejecute con los mismos parámetros dará lugar al mismo cuadro o conjunto de cuadros.

Un detalle importante de todo este proceso es que cada "generación" así creada es un cuadro por derecho propio. De hecho, si se llama al programa con el parámetro "generation", pintará todas las generaciones de cuadros, no solo la última.

Mucho más interesante es usar el parámetro "gallery" (que no es compatible con el anterior), que genera toda una galería de cuadros (por defecto crea una veintena de ellos). Pi Mondrian no es un programa que pinta un cuadro, sino que es un artista virtual y autónomo completo, que puede crear, sin ayuda humana, una infinidad de ellos.

Galería autogenerada por Pi Mondrian

De este modo, siempre estarás preparado para cuando tu galerista de cabecera te venga pidiendo una exposición.

Naturalmente, el programa está distribuido como software libre con una licencia GPL y puede descargarse en su repositorio de Github

(10751 visitas a este artículo)

Mi novela

Anteayer se publicó mi primera novela "Los diez mil primeros dígitos decimales de Pi" con gran éxito de crítica y público, y con varios miles de ejemplares vendidos (donde dice "varios miles" quiere decir "un centenar", donde dice "ejemplares" es "PDFs" y, donde "vendidos", "descargados gratuitamente").

Actualización: Un par de inconscientes (Ejem y Ejem) han comprado realmente sendos ejemplares.
Portada del libro 'Los diez mil primeros dígitos decimales de Pi'

Este es el extracto de algunas de las críticas (citadas parcial e interesadamente, según la costumbre):

  • "Pedazo de argumento" @antoniogado_es
  • "No son todo números" @culoman
  • "Una novela que contribuye no sólo a la alfabetización, sino también a la numérica" @jjmerelo
  • "Joder me he quedado O_o" @Makova65
  • "Da justo lo que ofrece" @malglam
  • "¡Muy recomendable!" @pacastillo
  • "Nunca había visto una novela tan irracional y a la vez tan trascendente" @RemoCPI
  • "Forma ignotas estructuras de geometría no euclidiana" @yoyoucronia

El libro se puede descargar de Bubok pero, para abrir boca, te pongo aquí el principio:

Todo comienza con un humilde tres. Y la historia podría terminar aquí, apenas empezada, con ese tres unitario, autocontenido y gozoso de su individualidad ternaria, como una divinidad numérica en un misterio sagrado. Pero, calladamente y casi arrastrándose por el suelo, un separador decimal (para unos coma, para otros punto) trae la promesa de una continuidad, la tenue amenaza de la infinitud. Tras ello un modesto uno asoma humildemente acompañado de un cuatro pero, cuando aparece el segundo uno con un cinco y un soberbio nueve, los acontecimientos se precipitan, porque empiezan a llegar un dos, un seis y, tras él, un cinco, después un tres, después un cinco, un ocho seguido de un nueve, tras este un siete y, tras él, un nueve, después un tres...

Y, bueno, el resto del argumento, aunque contiene alguna sorpresa, es bastante fácil de imaginar.

En realidad, se trata de un ejercicio un poco simplón de crear algo parecido a un texto auto generativo.

Un pequeño programa en Perl (que puede descargarse en GitHub) toma una lista de números (esos 10000 dígitos de Pi, pero se podría hacer con cualquier otra, o incluso generarlos al azar), reemplaza cada grupo de números por su contratarte textual.

Por ejemplo, la cadena "12234445" se reemplazaría por algo así como "Un uno, dos doses y un tres, tres cuatros seguidos de un cinco".

El cambio de grupos de números a texto es simple (se busca siempre el grupo mayor de dígitos iguales seguidos), y las conjunciones entre grupos se agregan después seleccionándolas al azar de una pequeña liusta predefinida.

Por último, y para que el resultado no sea tan soso, se cambian a mano el principio y el final, y se añaden algunos detalles en el cuerpo del texto del tipo de "un nueve y un cinco que mantienen una tormentosa relación de amor y odio".

Después de esto, sólo hay que pasar en texto por Libre Office o cualquier procesador de texto para darle formato y generar un PDF, que se puede subir a la página de Bubok (o a la que tú prefieras) para ponerlo a la venta

(7331 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (2/44) Posts Anteriores
PCMS 2004