Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Crónica de un seminario

El pasado 9 de Noviembre tuve el honor de impartir un seminario sobre marco legal aplicable a las redes sociales para el Curso Social Media de la FEUGR y el diario IDEAL. Este post es copia del original que redacté para los alumnos del curso.

He escrito esta crónica como pequeño repaso al taller que tuvimos el pasado viernes. Así aprovecho y enlazo aquí las referencias y todos los contenidos. Naturalmente, estáis invitados a añadir vuestras percepciones y opiniones en los comentarios (Un seminario como este no se puede hace sin la ayuda y participación de los alumnos). Voy a replicar este mismo artículo en mi propio blog, pero sería preferible que los comentarios se hicieran (si se hacen) en este artículo, para no dispersarlos.

Si quedó alguna duda también podéis ponerlo por aquí o, si lo preferís, podéis encontrarme como @psicobyte_ en Twitter.

Adjunto (divididas en los tres bloques más o menos arbitrarios que seguimos el viernes) las transparencias que usamos en el seminario en formato PDF (para que se puedan ver cómodamente) y en formato ODP (para que se puedan editar y modificar). Naturalmente van con una licencia libre CC BY-SA que permite su reutilización.

Primera parte

(Transparencias: social-media-1-privacidad.odp - social-media-1-privacidad.pdf)

En el primer bloque comenzamos hablando de cómo ha cambiado en los últimos años la visión que tenemos de internet.

Usamos la fabulosa Declaración de Independencia del Ciberespacio para ver cómo se ha pasado desde la concepción original de Internet como un "lugar" (ciberlugar) aparte con leyes distintas de las que se usan en el mundo "atómico", a verlo como un aspecto más del mundo con las mismas reglas.

(Por cierto, se puede seguir a Barlow en twitter)

Dimos un vistazo también a cómo han ido cambiando nuestras ideas de la privacidad y del tipo de cosas que se pueden decir en Internet.

Nos metimos "en faena" charlando sobre la libertad de expresión, viendo cómo está definida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Constitución Española, y dando nuestras opiniones sobre sus límites en un interesante micro-debate.

Precisamente aprovechamos lo compartido en ese debate para hablar sobre intimidad, privacidad, imagen y derecho al honor. Dimos un rápido repaso a la principal legislación al respecto (Ley Orgánica 1/1982, de 5 de mayo, de protección civil del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen., Libros X y XI del Código Penal y Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal.). Vimos como lo estricto de la redacción de ley es compensado por una jurisprudencia bastante más razonable. Como ejercicio práctico usamos una foto de Cartier-Bresson para intentar dilucidar hasta qué punto y en qué condiciones se ajusta a la legalidad.

Más tarde pudimos charlar sobre la privatización del espacio discursivo, y de cómo el hecho de que la mayoría de las redes sociales sean privadas hace que sus propietarios tengan la facultad de condicionar qué puede o no decirse en ellas. Tuvimos una interesante discusión al respecto usando como ejemplo el caso del proyecto pictórico Madonna and Child enfrentado a la censura de facebook.

Segunda parte

(Transparencias: social-media-2-copyright.odp - social-media-2-copyright.pdf)

En la segunda parte hablamos de Copyright. De cómo Disney perdió el control de su famoso personaje Oswald el conejo afortunado, lo que le obligó a usar a un ratón desconocido, ratón que es sospechoso de haber tenido cierta influencia sobre la ampliación de los plazos de copyright en Estados Unidos.

Esto nos valió para meternos en los derechos de autor (y la Ley de propiedad intelectual), sus límites y, sobre todo, su problemática de cara a la difusión de contenidos en las redes sociales. Hablamos también de lo que es plagio y lo que no, y de lo a menudo que se da tanto de forma consciente como de buena fe.

Tercera parte

(Transparencias: social-media-3-CC.odp - social-media-3-CC.pdf)

Visto lo difícil que puede llegar a ser difundir contenidos conforme a la ley, en el tercer bloque exploramos cómo las licencias libres (fundamentalmente Creative Commons) representan una de las posibles soluciones, constituyendo una herramienta de difusión cultural extremadamente poderosa.

Aprovechamos los últimos minutos para charlar sobre cosas que nos habíamos dejado en el tintero o que no habían quedado claras y, por fin, terminamos, que cuatro horas de laberintos y matices legales cansan a cualquiera.

(4099 visitas a este artículo)

Una sola cesta

Hace ya como cinco años que escribí advirtiendo del riesgo de guardar demasiados "huevos" en demasiadas pocas "cestas".

Pues hoy día, con Google acaparando cada vez más ámbitos en email, blogs, redes sociales, galerías de imágenes, telefonía movil, pues ni te cuento.

Simplemente, reitero lo dicho entonces:

¿Has escuchado alguna vez eso de "No pongas todos los huevos en la misma cesta"?
(4952 visitas a este artículo)

Dividir o multiplicar

Voy a casa, caminando bajo la llovizna y pensando en las musarañas (la musaraña es el mamífero al que dedicamos más horas de meditación, aunque se ve superado por la rata en lo que a investigación científica se refiere) y me asalta una duda metafísica con la cosa de "Compartir":

El problema es que la propia palabra está mal escogida. "Compartir" es "partir con". Es decir, tomar algo, hacerlo partes y asignar cada una de ellas a uno de los "compartientes". Al final tienes menos de lo que tenías antes, eso es dividir.

Una vez en casa, esta sospecha es confirmada por la RAE, que dice que "Compartir" es, en su primera acepción, "Repartir, dividir, distribuir algo en partes".

Y verás, hay montones de casos en los que esto es cierto: Cuando comparto mi bocadillo con mi amigo, al compartir la wifi, o cuando Cristo comparte el pan en la Santa Cena.

Pero esto no siempre ocurre así.

Cuando comparto ideas, información, archivos o programas no estoy realmente com-partiendo. No pierdo (nadie lo pierde) medio bocadillo, ni cedo ancho de banda, ni tocan a un pellizco de bollo por apóstol.

Cuando comparto ideas, información, archivos o programas hace falta otra palabra, en la que yo conserve lo compartido al completo y los demás también lo obtengan completo, de modo que nadie pierda nada y todos ganen. Como cuando compartes un chiste, enseñas matemáticas o Cristo ofrecía peces.

Ah, si.

La palabra es "multiplicar".

Cuando comparto ideas, información, archivos o programas, lo que estoy haciendo es multiplicarlos.

A partir de ahora no "compartas".

"Multiplica".

(5374 visitas a este artículo)

La irealidad de los vajes en el tiempo

Ya lo he dicho alguna vez: Los blogs no son de fiar.

Lógicamente, cuando necesitas informarte sobre algo o comprobar algún dato, el simple hecho de que aparezca en un blog no es prueba suficiente sobre su falsedad o veracidad.

Los viajes en el tiempo, tal y como los suelen presentar el cine y la literatura, tienen montones de fallos y lagunas desde el punto de vista físico. Por eso, cuando traté de escribir mi propio cuento sobre viajes en el tiempo, traté de darle un poquito de consistencia interna inventando algunos principios físicos (como el "desenlace contraparadójico" y la "cronocensura cósmica") que no eran más que pura palabrería para evitarme el espinoso tema de las paradojas del abuelo y similares.

También, y por la cosa de la verosimilitud, traté de inventar formas de compensar la ley de conservación de la masa-energía a base de repentinos estallidos de radiación ultravioleta y brutales bajadas de temperatura (por otro lado, me dejé por el camino otras leyes, como la conservación del número bariónico o el momento, que también son problemáticas).

El resultado fué algo que, aunque creo que no me quedó mal del todo, no deja de ser un simple cuentecillo.

En cualquier caso, y por si hubiera hecho falta, acababa el cuento con unos avisos entre los que se podía encontrar: "Esto es un ridículo y predecible chiste basado en un absurdo anuncio televisivo de lejía.".

Pero, hete aquí que ahora me encuentro un artículo en la sección "Ciencia y Tierra" de Tva.com.mx, firmado por un tal Mario Enrique Sánchez y titulado "La realidad sobre los viajes en el tiempo" en el que, entre referencias a medios como Nature y la BBC y físicos como el gran Paul Davies y el "controvertido" Amos Ori, pueden leerse los siguientes párrafos:

Para hacer este tipo de viajes, será necesario que el crononauta utilice un equipo no mayor a los 100 kg que sea resiste a impactos, así como un vehículo especial.

La teoría indica que cuando el hombre haga este tipo de viajes, ocurrirá en el espacio-tiempo un déficit de masa de cien kilogramos, los cuales se compensarán en el destino del crononauta. En el peor de los casos la pérdida de materia ocasionara que el universo equilibre esta situación con radiación ultravioleta equivalente a lo perdido con la "desaparición" del viajero.

Uno de los efectos que podría tener este viajes es que al momento de llegar al punto en el tiempo deseado, todo lo que este alrededor del astronauta (incluido el aire), quedará congelada, efecto que se producir de realizando viajes presente- pasado o viceversa.

Las palabras "La teoría indica" enlazan a mi cuento. Que es todo un honor para mí, dicho sea de paso: Reserva más espacio describiendo mi "teoría" que el que otorga a Paul Davies.

¡Jaja! ¡Jódete Paul!

A pesar de todo, en mi opinión, los más divertido es el cambio que hace el redactor, poniendo "vehículo especial" donde yo ponía "bicicleta".

Así que ya sabes: Si quieres escribir un artículo, es mejor controlar un poquito tus fuentes...

(8033 visitas a este artículo)

B&M6

Ya te lo han avisado ínclitos blogeros como JJ, Arkangel o Alfonso E. Romero, pero lo repito yo por si las moscas.

El circo bloguero-periodístico ha vuelto a la ciudad:

Jornadas de Bitácoras y Medios de Comunicación

Mi consejo personal es que, si puedes, no te lo pierdas. (Es conveniente inscribirse antes)

(6397 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (3/42) Posts Anteriores
PCMS 2004