Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Cosas sorprendentes que descubren los liberales

El inesperado efecto de los sindicatos

Hace unos meses Bloobmerg publicaba que, contra todo pronóstico, parece que los sindicatos son buenos para los trabajadores.

El medio de información financiera ha descubierto que los sindicatos podrían no ser tan malos para los trabajadores como pensaban "los economistas" (no termina de aclarar qué economistas), y que la actividad sindical, a despecho de lo que afirma el "paradigma estándar de la teoría económica moderna", podría ayudar a cosas tan sorprendentes como subir los salarios o reducir las desigualdades.

Supongo que es un descubrimiento que puede llegar a resultar sorprendente, pero sólo si haces un deliberado esfuerzo por ignorar toda la historia desde siglo XIX.

Enhorabuena, creo.

Si esto no fuera suficiente sorpresa, Bloomberg nos advierte también que entre las virtudes de los sindicatos está también el del de servir como posible vacuna contra el socialismo, ese peligro que se extiende entre la juventud Estados Unidos.

Estos liberales deben estar locos.

Adivina a quién no le importa tu empleo

Por otro lado, el New York Times ha mandado a un experto al foro mundial de Davos, para que pueda contarnos de qué hablan las élites económicas.

Y resulta que, gracias a que ha asistido atentamente a las reuniones y conferencias de ese foro económico mundial, ha descubierto que "muchos de nuestros jefes quieren que las máquinas nos reemplacen lo antes posible".

En serio.

Resulta que, a pesar de que en público reconocen los grandes problemas sociales y económicos derivados de la mecanización y el uso de la inteligencia artificial en un contexto capitalista, en privado declaran estar metidos en una carrera para reemplazar a sus trabajadores antes de que se les adelanten sus competidores.

En un sorprendente giro de guión, los empresarios prefieren obtener beneficios aunque eso implique despedir gente. ¿Quién podía esperárselo?

¡Que escándalo! ¡Que escándalo!

El New York Times cita a Erik Brynjolfsson, director de la Iniciativa para la Economía Digital del M.I.T. que afirma lo siguiente:

La elección no está entre la automatización y la no automatización, es entre si se utiliza la tecnología de una manera que crea prosperidad compartida o una mayor concentración de la riqueza.

¿Enriquecerse o compartir la prosperidad? Probablemente no haga falta un experto en "paradigma estándar de la teoría económica moderna" para adivinar qué opción elegirán los empresarios.

Quizás en Bloomberg lo descubran dentro de cien años.

(222 visitas a este artículo)
PCMS 2004