Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Dos caballeros

Cuando lees algunas historias de investigaciones científicas, como la carrera para descubrir la estructura del ADN, el enfrentamiento entre los paleontólogos Marsh y Cope o el vergonzoso asunto del descubrimiento del virus del SIDA, acabas con la sensación de que todos los descubrimientos ocultan una historia de rencillas personales, deslealtades, odios absurdos, robos de descibrimientos o ideas y toda una panoplia de debilidades humanas.

Es bueno, por un lado, desmitificar el novelesco científico que "se debe a la humanidad" y tonterías grandilocuentes similares. Pero la ciencia tampoco es una mala película de conspiraciones.

Además, a veces tenemos ejemplos de de auténticos caballeros.

El primero de Julio de 1858 (Hoy hace 150 años) Charles Lyell y Joseph D. Hooker presentaron, ante la Linnean Society de Londres, dos trabajos de biología.

Curiosamente, Ninguno de ellos era el autor de estos artículos.

Pero, vayamos poco a poco:

Aunque el viaje en el Beagle y, sobre todo, su trabajo posterior le había convencido de la realidad de la evolución de las especies, Darwin necesitaba encontrar el mecanismo natural por el que esta ocurría antes de convencerse.

En julio de 1937 Darwin comenzó a trabajar en una serie de cuadernos de notas sobre la "transmutación de las especies". En ellos, la que parece ser la primera anotación sobre ese mecanismo, la selección natural, está fechada el 28 de Septiembre de 1838 (Dos años después de su regreso a bordo del Beagle).

"Se podría decir que existe una fuerza como de cienmil cuñas que intenta obligar a todo tipo de estructura capaz de adaptarse a entrar en los hecos que hay en la economía de la naturaleza, o más bién que esta forma por el procedimiento de sacar de un empujón a los más débiles. La causa y el fín de todos estos encajes de ser seleccionar una estructua adecuada y adaptarla al cambio"

Para 1844 Darwin había escrito un pequeño ensayo (y había dejado instrucciones a su esposa para publicarlo si moría), pero sabía que una idea como la suya no sería facilmente aceptada por los naturalistas de su época sin sólidas pruebas que la apoyasen, y pasó los siguientes diecisiete años investigando, buscando ejemplos tanto a favor como en contra, documentándose y experimentando.

Cualquiera de eche un vistazo al Origen de las Especies percibirá en Darwin lo que parece una obsesión desmedida por acumular ejemplos y aclarar hasta los menores detalles.

Durante ese tiempo, Darwin estaba preparando un monumental libro sobre la evolución de las especies, y sólo unos pocos de los científicos más cercanos a él, como Hooker, Asa Gray o Lyell, sabían de ese libro y la teoría sobre la que trataba.

El tiempo pasaba, su libro crecía cada vez más y parecía que nunca lo terminaría. Incluso el propio Lyell, que no simpatizaba demasiado con la idea de evolución, conminó a Darwin a publicar aunque fuera un resumen antes de que alguien se le adelantase y perdiese la prioridad. Pero Darwin no le hizo caso.

En 1855 Alfred Russell Wallace (Sí, es el mismo Wallace del que ya hablamos una vez por lo de la tierra plana) andaba de viaje científico por el Archipiélago Malayo, estudiando su geología y biología, y reuniendo muestras que mandaba a coleccionistas de Europa para costearse su investigación.

También enviaba trabajos científicos para su publicación, y ese año publicó uno en "Annals and Magazine of Natural History", titulado "Sobre la ley que ha regulado la introducción de nuevas especies". En él Wallace afirmaba que "todas las especies han venido a existir coincidiendo tanto en el tiempo como en el espacio con una especie extrechamente relacionada preexistente".

Más tarde, Lyell conocería ese artículo y recomendó a Darwin (que ya había conocido brevemente al propio Wallace en 1854) que lo leyera. Este, tras hacerlo, escribió una carta al autor el 1 de mayo de 1857, donde le decía:

"[...] puedo ver claramente que hemos pensado de manera muy parecida y hasta cierto punto hemos llegado a conclusiones similares. Con respecto al artículo aparecido en Annals, coincido con la verdad de casi cada palabra de su artículo; [...]"

En otra carta posterior, el 22 de diciembre de ese mismo año, añadía algo más respecto al artículo:

"Sir C. Lyell y Mr. E. Blyth en Calcuta llamaron especialmente mi atención sobre él. Aunque coincidiendo con usted en sus conclusiones de ese artículo, creo que yo voy mucho más allá que usted; pero es un tema demasiado largo para entrar en mis ideas especulativas."

Si Darwin hubiese "entrado en sus ideas especulativas", o no hubiese mencionado el nombre de Lyell, la historia habría sido muy distinta.

En febrero de 1858, Wallace seguía en la jungla, sufriendo unas fiebres que le obligaban a yacer en cama durante largos periodos. Durante uno de ellos, elaboró su propia teoria, sus propias "ideas especulativas".

Wallace no podía saber que la teoría de Darwin era igual que la suya. Además, era un gran admirador de Lyell y, al descubrir por esa carta que este se había interesado por sus ideas, decidió escribirlas y enviarselas.

Pero, como él no conocía a Lyell, le envió ese trabajo a Darwin para que este, a su vez, se lo remitiera.

Cuando, el 18 de junio de 1858, Darwin recibió el artículo, titulado "Sobre la tendencia de las variedades a separarse del tipo original", quedó anonadado.

El trabajo de Wallace era breve, pero bueno. Muy bueno. Darwin no podía estar en desacuerdo en prácticamente ningún punto. Y no podía estar en descuerdo porque era, salvo por la brevedad, casi exactamente igual al suyo.

Después de años de trabajo, esfuerzo, experimentos, investigaciones y cientos de páginas escritas, recibía una carta desde el otro lado del planeta en la que un hombre le describía, con todo detalle, su propia teoría.

Inmediatamente remitió el trabajo a Lyell como le pedía Wallace, junto con una carta donde le decía:

"[...] Nunca vi una coincidencia más notable. Si Wallace tuviera el borrador que escribí en 1842, ¡No hubiera podido hacer un resumen mejor! Incluso los términos que utiliza son los que figuran ahora como Títulos de mis Capítulos. Por favor, devuelvame el manuscrito, que él no dice que desee que yo lo publique; pero, por supuesto, en seguida le escribiré y le ofreceré enviarlo a alguna Revista. Así pues, toda mi originalidad, cualquiera que esta sea, va a quedar arruinada. Aunque mi Libro, suponiendo que vaya a tener algún valor, no se deteriorará; pues toda la labor consiste en la aplicación de la teoría.

Espero que apruebe el esbozo de Wallace y que yo pueda decirle lo que usted opina."

Darwin estaba desesperado. Si publicaba ahora su trabajo, parecería que intentaba quitarle la prioridad a Wallace. Si callaba, habría desperdiciado todos esos años.

Una semana más tarde, pedía consejo a Lyel y Hooker:

"Me alegraría sobremanera publicar ahora un esbozo de mis opiniones generales en aproximadamente una docena de páginas más o menos. Pero no consigo persuadirme a mí mismo de que puedo hacerlo de forma honorable. [...] Quemaría todo mi libro antes de que él o cualquier otro pudiese pensar que me he comportado indignamente."

(El énfasis es de Darwin)

Por si todo esto fuera poco, el 28 de Junio Darwin perdió un hijo: Cuando la escarlatina se llevó al pequeño Charles Waring Darwin, la prioridad o el crédito ya no parecían temas tan importantes. Darwin dejó todo el asunto en manos de sus amigos.

Lyell Y Hooker, ante un problema delicado, concibieron una solución delicada: Darwin redactaría ese pequeño resumen de su teoría que se publicaría junto con el de Wallace, declarando que habían llegado a sus conclusiones independientemente.

A todo esto, cabe decir, Wallace estaba en una selva al otro lado del globo, y no se enteró de nada hasta mucho después. Aunque, cuando más tarde lo hizo, se mostró completametne de acuerdo (Decir que estuvo "encantado" sería más correcto).

De mdo que volvemos al principio: El primero de Julio de 1858 (Hoy hace 150 años) Charles Lyell y Joseph D. Hooker presentaron, ante la Linnean Society de Londres, dos trabajos de biología firmados respectivamente por Charles Darwin y Alfred Russel Wallace, ninguno de los cuales estaba presente.

En esos trabajos se exponía lo que luego se llamaría la "Teoría de la Evolución"

Curiosamente (A la luz de las reacciones posteriores), estos trabajos to tuvieron practicamente ningún eco. El propio presidente de la Linnean Society describiría el año 1858 como carente de "ninguno de esos notables descubrimientos que revolucionan".

No fué hasta el año siguiente, con la publicación del Origen de las Especies (una versión "resumida" en cuatrocientas páginas del trabajo que llevaba alargando Darwin durante todos esos años), que la biología comenzó su revolución.

He usado las siguientes fuentes para escribir este post (Los errores, en cualquier caso, son sólo míos):

"Evolución. Génesis y revelaciones" - C. Leon Harris

"Evolución. La asombrosa historia de una teoría cientifica" - Edward J. Larson

"Cartas de Darwin (1852-1859)" - Charles Darwin

"Autobigrafía" - Charles Darwin

(6550 visitas a este artículo)
Dirección de TrackBack: http://www.psicobyte.com/trackback/dos_caballeros
Comentarios:
# [1 de Julio de 2008 a las 10:25] tollendo
Gracias por el artículo, ha sido un placer leerlo.
# [1 de Julio de 2008 a las 14:03] Senior citizen
Interesante, muy interesante.
# [1 de Julio de 2008 a las 16:50] NaaN
Qué pena que en estos tiempos de internet y de las comunicaciones instantáneas tales situaciones ya no van a repetirse...
# [1 de Julio de 2008 a las 16:51] NaaN
¡Y qué honestos estos señores!
# [1 de Julio de 2008 a las 23:26] Unam
Honestos es la palabra exacta, creo. Hace mucho tiempo leí "El azar y la necesidad"; un poco espeso, la verdad. Creo sinceramente que pese a las evidencias la teoría de la evolución es en algunos puntos cuestionable (sobre todo en lo que atañe al cerebro humano) . Yo no soy nadie, pero tengo un cabeza como todo el mundo (o casi todo). Intentaré explicarme brevemente. Hay un libro, creo que de un paleontólogo alemán, titulado "Estamos solos en el Cosmos". El título lo dice todo y está muy bien argumentada su tesis. Tanto, que es digna de ser considerada seriamente. ¿Por qué?. Pues básicamente por el estudio evolutivo que realiza conforme a lo que se cree saber desde el inicio de la "vida" en nuestro planeta hasta el nacimiento de la inteligencia en la Tierra. El autor llega a la conclusión ,por los conocimientos que poseemos, de que aún en el plazo de los aproximadamente 4500 millones de años del origen de nuestro planeta es imposible que halla podido desarrollarse vida inteligente en otra parte del Universo pese a la enormidad del mismo y los 12000 millones aproximados del origen del mismo en el igualmente teórico Big-Bang. Todo lo basa en la enorme complejidad de nuestro teórico propio proceso evolutivo, mediante el cálculo de probabilidades, para que comparativamente se desarrolle o se halla desarrollado vida inteligente en otro sistema planetario entorno a otra estrella(-s). Mi opinión, aunque puedo obviamente estar equivocado, es que "no estamos solos en el Cosmos" y sin embargo estoy totalmente de acuerdo con la argumentación del libro citado. Por tanto mi conclusión es que algo no cuadra y existiría un factor "fuente" (perdón Dios) y la vida inteligente en el Universo tendría patrones parecidos a los nuestros, al menos a cierto nivel, es decir, de tipología humanoide aunque no necesariamente con biología basada en el carbono "ni en carne ni sangre" (este último es un concepto extraído del N.T.). ¿Entendéis la idea que pretendo transmitir?. Espero alguna réplica coherente porque igualmente he pretendido ser coherente en esta breve exposición (aunque no sé si lo he conseguido).
# [2 de Julio de 2008 a las 14:09] caboveva
Ni breve ni coherente, Unam. Puro principio antrópico. Somos los mejores porque estamos en lo más alto de la pirámide evolutiva (porque como no tenemos constancia de otra biología afín, no existe)y estamos en lo más alto porque somos los mejores. Osea, que teníamos, indefectiblemente, que estar aquí. Si hubiesen trinufado las cucarachas, si mi mascota fuese un dinosaurio, imaginaría un creador con cáscara de quitina y simbolizaría a su hijo con un velociraptor, no con un cordero.
# [2 de Julio de 2008 a las 15:01] Unam
Creo, caboveva, que no has acabado de comprender mi "tesis". No me refería exactamente al principio antrópico, aunque por otra parte es digno de ser tenido seriamente en cuenta. ¿Sabías que se hicieron cálculos de los cuales se deducía que si una sola de las múltiples variables cosmológicas tuviera un valor infinitesimalmente diferente al real no seríamos lo que somos?. Pero no me estaba refiriendo al principio antrópico sino algo más intangible y, disculpa, "místico" y por supuesto de momento indemostrable. Claro que yo lo he argumentado desde una perspectiva de creyente y no desde tu agnosticismo que respeto. Entrando a saco: ¿Cómo se explica que los supuestos tripulantes de los supuestos ovni (cuando cito esta palabra tan denostada me refiero a lo que quiere decir y nada más) sean avistados precisamente con tipologías humanoides e incluso humanas?. ¿Cómo se explica una pisada humana, sino es una falsificación, con 10 millones de años de antigüedad en este caso en Suramérica?. Ahí te dejo dos elementos para la reflexión y no me hagas como Allan (gracias por tu regreso) y me pongas un título de post tipo: "Ovnis y otras gilipolleces".
# [2 de Julio de 2008 a las 17:17] Senior citizen
Ovnis, mística, y principios antropológicos (antrópico no existe).....gabinas de cochero.

Hay demasiados problemas en el mundo que tenemos, para ocuparse del por qué, el como y el cuando.
# [2 de Julio de 2008 a las 21:02] Unam
Tantos problemas que va a petar...
# [2 de Julio de 2008 a las 21:25] Unam
"Más Platón y menos prozac". Eso es lo que le hubiera hecho falta al mundo. Más filosofar y preguntarse el porqué, el cómo y el cuándo de una manera honesta como lo descrito en el post y menos ir detrás del puto El Dorado o el Vellocino de Oro en el sentido materialista. Yo no sé si Jesús naciera ahora si sería de izquierdas, lo que sí sé seguro es que no sería un neocon ni un capitalista salvaje neoliberal. Chicos y chicas: que la habéis jodido y ahora a buscar soluciones a la desesperada ¿eh?. Pues id mirando el reloj.
# [2 de Julio de 2008 a las 22:03] Unam
"Las naciones se habían enfurecido, pero llegó tu ira, y el tiempo de que sean juzgados los muertos, y de dar la recompensa a tus siervos los profetas, a los santos y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y destruir a los que destruían la tierra" Apoc. 11:18 "Quién tenga oídos que oiga" Jesús de Nazaret
Pero no me hagáis ni caso: estoy como una cabra.
# [2 de Julio de 2008 a las 22:45] Unam
a mi plim
# [3 de Julio de 2008 a las 20:06] Unam
Por cierto, Senior citizen, yo he citado de memoria lo que recordaba del principio antrópico, pero sólo tienes que mirarlo en la wiki y no en un diccionario de tercera categoría.
# [3 de Julio de 2008 a las 20:46] Senior citizen
Lo he mirado en el DRAE.

¿Te parece de tercera categoría?
# [4 de Julio de 2008 a las 00:04] NaaN
Unam, ya eres el máximo comentador o comentarista de este blog, no es necesario que hagas más méritos...
# [4 de Julio de 2008 a las 00:50] Unam
¿Entonces ya puedo descansar, NaaN?. Gracias.
# [4 de Julio de 2008 a las 14:56] Veva
Antrópico sí existe, Citi
# [4 de Julio de 2008 a las 20:36] Senior citizen
En el DRAE no está.
# [10 de Julio de 2008 a las 19:49] jose
Senior Citizen: ¿y qué? No todas las palabras que existen están en el diccionario. Yo uso a a diario la palabra "genómico" y viene escrita en todos los libros que consulto, y mira.

La RAE registra, no regula.
# [21 de Julio de 2008 a las 17:41] Unam
Por cierto, NaaN, dudoso mérito. Yo por mi parte cedo el testigo y espero con impaciencia el máximo comentador o comentarista de este blog. Salud.
Añadir comentario
No admite etiquetas HTML.
El correo electrónico no se mostrará.
PCMS 2004