Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Diógenes y Aristipo

Dicen que Diógenes de Sinope, para expresar su desapego a las convenciones sociales, se llamaba a sí mismo "el perro". Pero para su oponente Aristipo de Cirene, que se pegaba la buena vida sirviendo en el palacio de Dionisio en Siracusa, reservaba el apelativo mucho más crel de "el perro del rey".

Diógenes vs. Aristipo (Versión 1)

El jesuíta caído en desgracia Anthony de Mello (1931-1987) relata en su libro "El canto del pájaro" un pequeño cuento que se ha hecho extremadamente popular:

Estaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Arístipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey.

Y le dijo Arístipo: "Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esta basura de lentejas".

A lo que replicó Diógenes: "Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey".

El formato Consejo - Réplica es eficiente en su brevedad y deja bién clara la intención del autor. Casi nos invita a imaginar a Aristipo quedándose sin palabras (probablemente con la boca entreabierta) y reflexionando sobre las sabias palabras de su oponente el estóico.

Mello se pone de parte de Diógenes, para el que el lujo y las riquezas son más un obstáculo que un premio. Aprendiendo a prescindir de ellas, evitas tener que hacer otros sacrificios.

No se puede decir que sea una "enseñanza" muy revolucionaria pero, al menos, está bién contada.

Diógenes vs. Aristipo (Versión 2)

Resulta que Diógenes Laercio (primera mitad del siglo III) cuenta en su "Vidas de los filósofos más ilustres" la misma anécdota, pero de un modo distinto:

Pasaba en cierta ocasión por donde Diógenes estaba lavando unas hierbas, y le dijo éste: "Si hubieses aprendido a prepararte esta comida, no solicitarías los palacios de los tiranos".

A lo que respondió Aristipo: "Y si tú supieras tratar con los hombres, no estarías lavando hierbas".

Aquí (aparte de la transustanciación de lentejas y hierbas) se han invertido los papeles, es Diógenes el acusador y el cachondo Aristipo el que le responde con un cierto deje de superioridad.

Y, por supuesto, el "mensaje" que el autor quiere expresar es, justamente, el opuesto.

Uno imagina a Diógenes, sentado en el umbral de su barril, mascullando en voz baja alguna obscenidad, mientras mira de reojo cómo Aristipo se marcha pavoneándose.

Laercio elige ponerse de parte de Aristipo.

Diógenes vs. Aristipo (o, mejor, Mello vs. Laercio)

No es casualidad que ambas parábolas, a pesar de ser opuestas en el fondo, sean tan parecidas en la forma. Por lo que he visto, tengo la sospecha de que la versión original de esta historia se encuentra en el primer libro de las Epístolas de Horacio (65-8 a.C.), aunque probablemente cambiando a Aristipo por Platón, pero no he podido encontrar la referencia.

En cualquier caso, no merece la pena plantear qué versión es "la auténtica". Con total seguridad, ninguna de las dos la sean. Probablemente Diógenes y Aristipo nunca se enfrentaron en un breve debate de contenido económico-culinario.

Lo interesante de esto es que, al presentar las dos versiones, la cuestión inicial queda irresuelta. La parábola de Anthony de Mello (y, por ende, también la del Laercio) se desfonda porque, invirtiéndola, resulta igual de convincente.

Personalmente, encuentro más atractiva la postura del estoico (Lo cual no tiene nada que ver con que la aplique o nó a mi vida). Supongo que eso de ser pobre, pero con dignidad, tiene más gancho que lo de venderse a la pasta.

Aunque, claro, la pela es la pela. Y Aristipo vivía a todo tren a costa de Dionisio, el tirano. Auque tuviera que rebajarse un poco y hacerle la pelota de vez en cuando.

¿Y tú? ¿que opinas?

¿Mello o Laercio?

¿Diógenes o Aristipo?

(19667 visitas a este artículo)
Dirección de TrackBack: https://www.psicobyte.com/trackback/diogenes_y_aristipo
Comentarios:
# [16 de Noviembre de 2005 a las 20:57] unamaruja
Yo tengo especial predilección por Diógenes, admiro esa "mala follá" que tenía :)).
# [16 de Noviembre de 2005 a las 21:05] Maiko
Supongo que todos querríamos ponernos dignos y decir que vamos con Diógenes... pero como yo soy una asquerosa relativista, mis preguntas siempre serían: ¿Cuánto exactamente hay que hacerle la pelota al rey? ¿Es el rey buena gente, o un cabrón con pintas, o algo intermedio? ¿Cómo de bien voy a vivir si le hago la pelota? ¿Cómo de mal voy a vivir si no se la hago? ¿Voy a perjudicar a alguien, aparte de a mi amor propio, si le hago la pelota al rey? ¿Y si no? Y esas cosas.
# [16 de Noviembre de 2005 a las 22:29] Dani
"Prefiero morir de pie a vivir de rodillas"
# [16 de Noviembre de 2005 a las 22:47] 3nd3r
Amen Maiko
# [16 de Noviembre de 2005 a las 23:24] jose
Sin duda Aristipo. Quien se aprovecha de la estupidez de los superiores para beneficio propio no comete ningún pecado. "quien roba a un ladrón"

Probablemente los dos personajes tenían la conciencia igual de tranquila y se sentían igualmente plenos moralmente. La descripción "frustado con dinero vs. hombre con principios sin dinero" es falsa.

En igualdad de condiciones, yo prefiero tener comodidades.
# [17 de Noviembre de 2005 a las 00:05] sjaces
Muy bueno, sí señor.
Creo que los dos eran muy inteligentes, pues es de inteligente adaptarse a cada situación. Cada uno sabe vivir en su situación. No cabe duda que hay que aprender a vivir dentro de tus posibilidades, pero también hay que aprender a vivir dentro de la situación, contexto en el que te encuentras.
La cuestión es no extinguirte, saber moverte y sobrevivir, no intentar que las cosas sean diametralmente opuestas a cómo lo son.
Y ojo, no digo que nos conformemos con lo que hay, abogo por un realismo-optimismo bien entendido.
No hay recetas, hay procedimientos adecuados para problemas particulares.

Me quedo con ambas actitudes.
Genial
# [17 de Noviembre de 2005 a las 14:23] ErPepe
¿Y si falla el "rey"?, ¿qué pasa si el "rey" se cansa de tí y te pega la patada?. Creo que la filosofía de Diógenes, trata de la autosuficiencia del hombre o, mejor dicho, de la necesidad de ella. El hecho de tener o no que hacer la pelota en un momento dado, para conseguir algo a cambio, es una posibilidad a la que Diógenes puede recurrir si así lo desea voluntariamente. Sin embargo, para Arístipo, es la única forma de supervivencia.
# [18 de Noviembre de 2005 a las 02:23] jose
ErPepe, esas suposiciones te las estás sacando de la manga y puedes darles la vuelta fácilmente, para decir que Diógenes se vió tirado en la calle comiendo cualquier cosa por su incapacidad para adaptarse y su intransigencia, y que en cambio Aristipo tuvo la previsión y el tino suficientes como para sacar provecho de las circunstancias.

Con suposiciones como ésas no llegamos a ninguna parte, nos tenemos que atener sólo a lo que sabemos.

Si falla el rey habrá que seguir buscándose uno la vida, como siempre. Pero intentando conseguir algo mejor que un barril en medio de la calle.
# [18 de Noviembre de 2005 a las 13:59] Imanpas
No hay duda: Diógenes.

Jose: con frecuencia, quienes "se aprovechan" del tirano ayudan a que se mantenga en el poder. Cuarenta años, y a veces más.
# [18 de Noviembre de 2005 a las 14:59] marcóticos
Un apunte (¿post?) muy interesante y del que cuesta encontrar una respuesta clara. Como el tema es complejo, me enrollo a riesgo de ser pesado.

Los cínicos (que vendría a significar algo así como “los perros”) constituyeron un movimiento que surgió tras el esplendor de las ciudades Estado de la antigua Grecia. Desgastadas por las guerras, desde finales del siglo V a. C. las Instituciones fueron perdiendo credibilidad y en su caída arrastraron a los valores hasta entonces respetados, como la subordinación del individuo a la Ciudad. En ese contexto aparecen los cínicos, abanderados por Diógenes, defendiendo la libertad individual como mayor objetivo del ser humano. Y la libertad es respecto a los “jefes”, pero también respecto a cualquier necesidad material o sentimental que nos ate a algo (de ahí que ser capaz de comer hierba nos libre de la atadura que supone preocuparse por obtener todo lo que se necesita para preparar lentejas).

La contradicción, sin embargo, aparece cuando estos cínicos no se van a vivir, ermitaños, al monte. Por el contrario, viven de la mendicidad y la caridad del personal que se pasa todo el día trabajando (fue un alfarero quien fabricó la tinaja donde quizá vivía Diógenes, no él mismo). Algo similar ocurre con el punk más visceral, y movimientos similares. Quizá sea contradictorio pretender vivir al margen de la “sociedad” y luego utilizar los servicios del Estado (como las calles o los hospitales).

En resumen: dogmatismos, fanatismos y demás fracasos de la inteligencia impiden el consenso entre seres humanos con distintos intereses pero que viven juntos. O te vas a una isla desierta o aprendes a negociar con tus vecinos.
# [19 de Noviembre de 2005 a las 10:28] ErPepe
Jose, evidentemente es una opinión personal. De cualquier vivencia se pueden sacar distintas lecturas, pero yo me refería precisamente a lo que tu apuntas al final, pero teniendo en cuenta también, lo que muy bien dice Imanpas.
# [21 de Noviembre de 2005 a las 18:29] Allan Psicobyte
Muy intenresantes vuestras aportaciones y, sobre todo, muy interesante el abanico de distintos puntos de vista. Es fantástico lo que puede dar de sí, en cuanto a "plasticidad" una cosa como esta...

Gracias a todos.
# [22 de Noviembre de 2005 a las 21:37] Verdoux
Puede que sea una percepción personal del asunto, pero yo prefiero que me adule Diógenes y que me invite a comer Aristipo.
# [24 de Noviembre de 2005 a las 19:53] Times
cachis, yo que iba a votar por Diógenes... pero creo que el rey ese era un poco cabrito así que Aristipo era en parte responsable, así que sí, entre Diógenes, el rey , Aristipo y las lentejas me quedo con las lentejas.. digo con Diógienes.
# [25 de Noviembre de 2005 a las 13:32] Charly
Cuando el hombre pierde la dignidad, no será felíz aunque engorde con lentejas, y si la elección es mendigo intelectual, o palaciego ignorante, va de suyo que hay una sola elección: Diógenes.
# [7 de Diciembre de 2005 a las 21:18] tito
lo de diogenes su conocimiento es importante
# [10 de Noviembre de 2006 a las 14:47] Andres
¿Quien os ha dicho que Aristipo no se sentía digno?Cualquiera de nosotros preferiría vivir en un palacio.La diferencia es que algunos lo reconocemos. No hay nada mas hipócrita que la teoría del hombre antisistema que vive de su caridad.
# [10 de Julio de 2007 a las 06:35] eduardo framcisco
en nuestra parroquia hay muchos ARISTIPO y pocos diogenes los Aristipo piensan y son como los curas Diogenes viejo y peludo nomas
# [27 de Mayo de 2008 a las 07:10] Velia
Sin analizarlo profundamente, genial pero contradictorio, comparto el comentario de marcóticos pues no podemos ser tan independientes, siempre dependeremos unos de otros ya que esta es la cadena natural de la vida, todos y todo estamos entrelazados, pero me encantaría, de existir la posibilidad, no depender de nada y de nadie.
# [10 de Junio de 2008 a las 03:18]
YA HE PRACTICADO UN TANTO EXTREMISTA Y UN TANTO TEMEROSO LAS DOS CONDICIONES ME QUEDO CON LO MODESTO
# [12 de Julio de 2008 a las 00:44] daniel
¿Y se enamoró Diógenes, alguna vez... de una mujer?
# [11 de Enero de 2012 a las 14:25] Fer
Me acaba de llegar por email un power point con seis cuentos de Anthony de Mello que incluye éste. Yo por mi parte me lo guardo para enviar a alguno de mis jefes.
# [6 de Mayo de 2016 a las 10:02] Creades
Yo me quedo con la supervivencia, jejeje
Este pequeño cuento me recuerda mucho a un personaje de la serie de televisión Battle Star Galactica.

Saludos y gracias por la cita, me ha venido de perlas en un artículo sobre las lentejas :)
PCMS 2004