Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

Zombies!

Ya iba tocando juegecito...

El argumento de Zombies! es tan viejo como el cine de serie B:

La ciudad ha sido tomada por hordas de zombies devoradores de cerebros, y sólo queda escapar.

Para huir hay que llegar al helipuerto, y solo hay lugar para un pasajero.

Se trata de un juego de colocar "losetas", un poco al estilo del Carcassonne. Se empieza con la "Plaza del pueblo" y, en su turno, cada jugador toma una pieza del tablero (hay treinta en total, que previamente se han barajado y puesto boca abajo), la coloca donde prefiera (y donde pueda encajar) y sitúa los zombies que correspondan en esa pieza. De este modo se va construyendo un tablero distinto en cada partida. La última pieza en colocarse es, siempre, el propio helipuerto.

Partida de Zombies! recién comenzada

Hay dos tipos de losetas: Las calles "normales", que pueden ser cruces, esquinas, etc. En las que se sitúa un zombie por cada acceso que tenga, y los "edificios", que tienen algún tipo de edificio al que se puede entrar y llevan indicado el número de zombies, balas y vidas (ahora te explico esto) que contienen.

De modo que la idea del juego es ir colocando losetas, avanzar por el tablero así construído y llevar a tu personaje desde la plaza de la ciudad hasta el helipuerto, antes que cualquier otro jugador.

La otra forma de ganar es ser el primero en matar 25 zombies.

Tanto en un caso como en otro, tendrás que luchar con ellos, si no quieres servirles de alimento. Para ello, caundo un personaje coincide en la misma casilla con un zombie, debe lanzar un dado (de seis caras, para los puristas): Un resultado entre cuatro y seis acaba con el zombie. Un resultado menor que cuatro acaba con tu personaje. Como esto haría el juego muy breve, los jugadores empiezan con tres "balas" y tres "vidas extra", además de poder conseguir más durante la partida. Cada bala gastada sirve para sumar un punto a una tirada fallida. de modo que, si te ha salido un tres, puedes gastar una bala para matar al zombie, si te ha salido un dos puedes gastar dos...

¡Cuidado! ¡Ese zombie viene a por tí!

Si, tras un fallo, no puedes o no quieres gastar balas, el zombie ha ganado el asalto y debes perder un vida (y repetir el asalto hasta que el zombie o tú murais, aquí no hay piedad). Si no tienes vidas que gastar, mueres.

Cuando un personaje muere pierde la mitad de los zombies que hubiese matado, regresa a la plaza del pueblo, y empieza otra vez con tres vidas y tres balas.

Además hay cartas de "eventos" que un jugador puede usar para hacer más fácil su camino, o más difícil el de sus competidores. Las cartas, con nombres como "Motosierra", "Parálisis histérica" o "No creo que estén muertos", representan todos los clichés de las películas de zombies.

Hay que huir de esta ciudad

Al final de cada turno, el jugador lanza el dado y tiene derecho a mover tantos zombies como haya resultado de la tirada (pero sólo una casilla cada uno).

Un juego, en mi opinión, entretenido, muy competitivo, y que puede solucionarte más de una tarde. Aunque necesita de una mesa amplia y, al no estar traducido al español, un dominio aceptable del inglés (o imprimirte una "chuletilla" con la descripción de las cartas).

(15859 visitas a este artículo)
PCMS 2004