Psicofonías

(algo así como el blog de Psicobyte)

de xenófobos y gilipollas

Rajoy parece empeñado en convencernos de que, además de xenófobo, es tonto de remate. O de que nos toma a los demás por tontos, que también puede ser.

Me explico:

Xenófobos

Desde siempre, la derechas han tenido cierta tendencia a apelar al racismo y la xenofobia (y el sexismo, y la homofobia y todos esos "ismos" y "fobias" que son, al fin y al cabo, odio, temor o desprecio a "lo distinto") como herramienta política. Se puede saber cuán a la derecha está un partido sólo con conocer sus planteamientos en ese campo, y es un criterio incluso más fiable que sus directrices económicas o sus planes para el gasto social. Cuanto mas fascistas, mas racistas.

Lo malo de esto es que les funciona.

Todos tenemos un pequeño racista xenófobo más o menos escondido en nuestro interior (algunos, incluso, ni lo esconden), y lo único que nos distingue es, básicamente, que seamos o no capaces de reconocerlo y y devolverlo al pozo pestilente al que pertenece.

Pero los hay, y muchos, que ni siquiera lo ven. Son esos de "Yo no soy racista, pero los negros son todos unos...", "Yo no soy sexista, pero las mujeres son todas unas..." etc. Algunos llegan a insertar aquello de "Está científicamente demostrado que" detrás del "pero".

Sí, seguro que conoces a más de uno y de dos.

Pues los de la derecha también saben que hay más de uno y de dos, y que son una fuente de votos para ellos.

No estoy diciendo (al menos, no hasta tener mas pruebas de ello) que el electorado de Rajoy sean todos unos racistas.

Tampoco sabemos hasta qué punto es sincero Rajoy con esta promesa electoral. Quizás es realmente xenófobo o quizás todo esto es un mero reclamo electoral.

De lo que sí podemos estar seguros es de que, si lo dice (crea él o no en ello), es porque piensa que ganará votos al hacerlo.

De donde se deduce que Rajoy piensa que, al menos, una buena parte de su electorado son una manada de racistas y xenófobos.

Y a lo mejor tiene razón. Pero, por ahora, nosotros no podemos saberlo a ciencia cierta.

Gilipollas

Hasta aquí, todo es evidente.

Rajoy, pensando que le renta el voto xenófobo, se ofrece a atajar el peligro extranjero antes incluso de que llegue a nuestras fronteras ¿Y qué hace para ello? Le copia a Sarkozy, ese otro genio de la política, la idea de hacer que los peligrosos extranjeros tengan que firmar un contrato que le obliga a "ser buenos" y cumplir las leyes.

El contrato en cuestión también les obliga, por lo visto, a aprender el idioma (No sé si con acento de Valladolizz obligatoriamente) y a "respetar nuestras costumbres" (Que será algo así como obligarles a cosas como ser machista, no hacer ruido a la hora de la siesta, decir tacos, ver el fútbol en los bares y poner un belén en Navidad).

Pues eso: Un contrato que te obliga a cumplir la ley.

Toma ya. Con dos cojones.

Este tío es genial.

Ya lo estoy viendo: El Peligroso y Potencial Delincuente Extranjero llega a la gloriosa España (Una, Grande y Libre) con ánimo de practicar sus tradicionales actividades criminales (Ya se sabe, los "sudacas" se dedicarán a la droga, los "del este" al robo, los "chinos" a montar talleres ilegales y los "moros" a poner bombas en connivencia con ETA, que para esto del crimen también hay nacionalidades).

Pero, a llegar a la frontera, tiene que firmar un contrato diciendo que va a cumplir las leyes. ¡Todos sus maléficos planes se irán al carajo!

Ya me imagino a mi Tratante de Blancas de Cabecera diciendo "Había pensado secuestrar, esclavizar y torturar a algunas mozuelas, pero es que he firmado un documento que no me lo permite, y ahora trabajo cuidando ancianitas".

De modo que, además del asunto de la xenofobia, también nos quedamos con la duda sobre si Rajoy es gilipollas o piensa que los gilipollas son sus electores.

Para saber la respuesta (aunque parcial y poco definida) tendremos que esperar a la noche de las elecciones: Si el Partido Popular se descalabra (Cosa que personalmente dudo) significará que el racista y/o gilipollas es él. Si, por el contrario, gana con cierta holgura, los racistas y/o gilipollas serán los votantes.

Si la cosa se queda en algún ponto intermedio, tendremos que salir a la calle mirando al suelo y sin cruzar la mirada con nuestros conciudadanos (nativos, extranjeros o de Fuenlabrada), por miedo a lo que podamos ver en sus ojos.

O a lo que puedan ver en los nuestros.

Otros post en este blog que hacen alusión a este:
(10789 visitas a este artículo)
Posts Posteriores (1/1) Posts Anteriores
PCMS 2004